Las múltiples averías que ha sufrido el tranvía entre abril y septiembre, y que han afectado a numerosos usuarios que viajaban a bordo obligaban a la sociedad gestora a devolver el importe del billete, por ser causas achacables a quien presta el servicio, pero solo 34 personas han ejercido ese derecho. Una circunstancia que se produce, según lamentó el PP porque los usuarios "o llevan mucho enfado o tienen mucho tiempo" porque la reclamación hay que dirigirla a las oficinas de atención al viajero, en Valdespartera o la Gran Vía zaragozana.

La propia responsable de Servicios Públicos, Carmen Dueso, explicó que se le ha retornado el importe a la totalidad de pasajeros que han presentado reclamación por estas averías pero que "claro, hay que presentarla". Esto se hace en los casos en los que se produce la suspensión del servicio o se reanuda en intervalos superiores al doble de lo previsto.

El concejal Sebastián Contín, del PP, criticó esa gran dificultad para el ciudadano de reclamar el billete y, por ello, propuso que se cambie el reglamento al considerar que al actual hace "casi imposible" resarcir a los usuarios en caso de perjuicio causado por las averías, al contrario de lo que sucede en otras grandes ciudades, como Barcelona o Madrid.

De todas las devoluciones de dinero que se han registrado, la mayoría, 22 en total, se concentra en el pasado mes de julio, cuando se produjeron tantas averías en la línea que llevaron al alcalde a exigir medidas a la sociedad gestora para atajar los múltiples problemas que se producían en el servicio. En abril fue solo un billete, otros cuatro en mayo, otro en junio, otros cuatro en agosto y dos en lo que va de septiembre.

Por otro lado, el Gobierno municipal aseguró que se va a recomponer el software encargado de cargar las tarjetas de transporte o contabilizar transbordos, ya que estaba registrando errores.