Un joven chino residente en Zaragoza se sentó ayer en el banquillo por, supuestamente, violar a una compatriota en los probadores de su tienda de ropa. Rechazó la acusación e incluso cambió la versión que hizo cuando fue arrestado, resaltando que todo es por culpa de los padres de la chica y que eran novios. Sin embargo, no sabía ni su edad.

Ante los magistrados de la Audiencia de Zaragoza, Yaobo Y. admitió que coincidió en julio del 2013 con la víctima, que tenía entonces 17 años. Que tras tomarse un refresco se fueron a los probadores y que allí la desnudó, pero que no hubo en ningún momento penetración. Versión que puso en duda la Fiscalía y la abogada de la víctima, Carmen Alquézar, al no explicar por qué en el interior de la vagina había esperma. Tampoco explicó por qué le hizo unas fotografías de su desnudo.

La chica resaltó que desde ahora sufre brotes de ansiedad. Por todo ello, las acusaciones piden casi 12 años de prisión y su abogado defensor, Javier Notivoli, mantiene la libre absolución.