Fue un regalo en plena calle. Un espectáculo de microdanza metido en un escaparate en pleno centro de Zaragoza (en La Óptica de calle Madre Vedruna). Las gafas se convirtieron, de hecho, en hilo conductor de un romance que homenajeó en danza estas fechas de San Valentín. Dos bailarines de trayectoria internacional e integrantes de la compañía Inflamables --Luciana Croatto y Samuel Retortillo-- ofrecieron una pequeña representación tras el cristal de la firma.

Una propuesta original que llamó la atención de muchos. Una alfombra roja sirvió para acoger al público que paró a disfrutar de los dos pases de este espectáculo en miniatura. Junto a ellos estaba Carlos Fantova, responsable de la firma, apostando por nuevas expresiones para el arte. Que también se disfruta a pie de calle.