La Agencia Estatal de Meteorología ha activado la alerta roja en el Pirineo y naranja en las Cinco Villas por riesgo de nevadas y otros niveles de alerta en distintos puntos del territorio aragonés por viento, lluvias, aludes y deshielo.

Desde las 18 horas de hoy y hasta las 18 horas de mañana en el Pirineo se pueden producir precipitaciones de nieve de hasta 40 centímetros de espesor a partir de los 1.200 metros de altitud, con una probabilidad de entre el 40 % y el 70 %.

El riesgo se localiza preferentemente en el sector occidental y vertiente norte a partir de los 700 metros y subiendo por encima de 1.500 metros.

En el Pirineo también hay alerta naranja por deshielo, concretamente en la zona de la Jacetania y Gállego, y por rachas de viento de hasta 100 kilómetros por hora hasta las 7 horas de mañana, hora a partir de la que pasará a nivel amarillo por rachas de 80 km/h.

En esta zona hay además nivel amarillo por lluvias que podrían dejar hasta 60 litros por metro cuadrado en 12 horas y por riesgo de aludes.

En las Cinco Villas hay alerta naranja hasta las 8 horas de mañana por nevadas de hasta 8 centímetros de espesor.

Por viento hay alerta amarilla para hoy, mañana y el jueves por rachas de hasta 80 kilómetros por hora en las zonas turolenses de Albarracín y Jiloca, Gúdar y Maestrazgo.

Además, hoy y mañana se esperan rachas de viento de hasta 70 kilómetros por hora en las Cinco Villas, Ribera del Ebro, Bajo Aragón y Centro y Sur de Huesca.

El jueves se mantendrá esta alerta en el Bajo Aragón, sur de Huesca y Ribera del Ebro.

Protección Civil también ha activado todo el operativo para hacer frente a cualquier situación de emergencia.

El Gobierno de Aragón recuerda ante las nevadas prestar atención a los medios de comunicación para obtener información de la Agencia Estatal de Meteorología; llevar prendas ligeras y cálidas superpuestas, manoplas en vez de guantes y zapato adecuado para estar en el exterior; evitar la entrada de aire extremadamente frío en los pulmones; desconectar todos los aparatos eléctricos que no sean necesarios y tener a mano velas, linternas y pilas.

No se aconseja realizar ejercicio físico excesivo ni la ingesta de alcohol pero sí una dieta rica en nutrientes y vitamina C.

En el caso de viajar se recomienda evitarlo siempre que no sea imprescindible; informarse de la situación meteorológica y del estado de las carreteras del trayecto y de la zona a la que se dirige; procurar no desplazarse sólo y revisar el coche antes de salir; ir provisto de radio, pala, cuerda, linterna, ropa de abrigo, una manta y algún alimento rico en calorías además de cadenas o neumáticos de invierno y, si es posible, un teléfono móvil.

Hay que evitar conducir de noche, llevar el depósito de combustible lleno, repostando cada 100 kilómetros aproximadamente, e informarse de dónde se encuentran los lugares de refugio en la ruta y en el caso de que el temporal le sorprende dentro del vehículo, se recomienda permanecer en su interior con la calefacción puesta y la ventanilla entreabierta para facilitar la renovación del aire y mantener limpio de nieve y desbloqueado el tubo de escape, entre otros.