Los niños ingresados en el hospital Obispo Polanco de Teruel recibieron ayer una agradable sorpresa de la mano de la fundación Juegaterapia. Concretamente, siete videoconsolas portátiles Play Station PSP, con sus respectivos juegos y accesorios. Los pequeños recibieron agradecidos este regalo que les ayudará a llevar mejor la estancia en el centro y a evadirse del tratamiento que han de seguir.

Juegaterapia nació como oenegé en la primavera del 2010, con esta idea. Recibe consolas y juegos de donantes para hospitales con áreas de oncología infantil. Cada consola lleva una etiqueta con los datos del donante, para que el niño pueda enviarle una tarjeta de agradecimiento. También se pueden donar ordenadores, que llegan tanto de particulares como de empresas o colegios que quieran participar. Más información en www.juegaterapia.org.