Las universidades pública y privada de Aragón, a través del Instituto Aragonés de Estadística, sondearán a sus egresados para conocer el grado de inserción laboral a los dos años de concluir sus estudios y adoptar decisiones que puedan mejorar su empleabilidad.

Así se recoge en el convenio que han firmado hoy las consejeras de Economía y de Universidad del Gobierno de Aragón, Marta Gastón y Pilar Alegría, con los rectores de la Universidad de Zaragoza, Manuel López, y de la privada San Jorge, Carlos Pérez, y el presidente del Consejo Social de la Universidad, Manuel Serrano.

Más que una encuesta por muestreo, lo que se va a realizar es un censo, ya que hay muchas especialidades y carreras que no todos los que las empiezan terminan y daría una muestra poco representativa, según han destacado desde el IAF.

La consejera de Economía ha explicado que el fin de la encuesta es adaptar la formación a las necesidades que les trasladan las empresas y que los universitarios adquieran una serie de competencias para garantizar su inserción.

Según Gastón, las empresas y organizaciones empresariales les transmiten la existencia de puestos de trabajo pero que no cuentan con la correspondiente cualificación del personal, de ahí que el sondeo pueda servir para ver "de qué modo" se puede adaptar la enseñanza a la demanda, lo que no implica "cambios radicales" sino mejoras.

"Quien tiene la información tiene el poder", ha recordado Gastón, por eso tener respuestas de los egresados les va a posibilitar contar con "muchos datos y luces" para orientar las acciones a seguir.

No obstante, la consejera de Universidad ha advertido de que el grado de empleabilidad de las carreras no va a ser un condicionante para que sigan impartiéndose o no y que la información va a ayudar a mejorar.

La encuesta se realizará a través del IAF para garantizar un análisis "riguroso" de los datos recogidos y poder hacer un diagnóstico también riguroso de la situación.

El coste del convenio será el que lleva implícito el personal de elaboración y explotación de la encuesta, mientras que, según Gastón, el valor de este trabajo va a ser superior al coste, porque la explotación, prospección y el análisis riguroso de los datos permitirá "mayores aciertos con el fin de aumentar la empleabilidad".

El rector de la Universidad de Zaragoza, Manuel López, ha resaltado que no es una cuestión de financiación, sino de resultado, y ha destacado que este convenio representa una voluntad de trabajo en común y de compromiso para poder contar con un "buen análisis" de la situación actual de la universidad de Zaragoza pública y privada.

Desde la Universidad San Jorge, su rector, Carlos López, ha informado de que su institución ya lleva unos años realizando encuestas para conocer el grado de empleabilidad y la opinión de su alumnado sobre la formación que reciben, y ha destacado la importancia de este acuerdo para contar con una base de datos que permita mejorar el sistema universitario aragonés y responder a las necesidades de la sociedad.