A Ángel jamás se le borrará de la mente el servicio de taxi que realizó el 23 de mayo del 2013 cuando recogió a dos hombres en la calle Ricla de Zaragoza. Esos pasajeros le acabaron atracando y durante el asalto sufrió un accidente con el coche. Ayer, los dos ladrones, Ángel Sánchez y David Sama fueron condenados a quince años de prisión por los delitos de robo con violencia y lesiones. Asimismo, deberán hacer frente a una responsabilidad civil de 2.600 euros.

Los procesados admitieron los hechos y abonaron una parte de la indemnización, por lo que sus abogados defensores, Carmen Sánchez y Pablo Jiménez, acordaron con la Fiscalía la reducción de la pena que en un inicio era de 3 años de prisión.

Ante la magistrada del Juzgado de lo Penal número 4 de la capital aragonesa, Ángel S. C. y David S. A., reconocieron que desde el primer momento tuvieron intención de robar al taxista. El destino era una calle del barrio de Casablanca.

VIOLENCIA

Cuando discurrían por una de las calles, uno de ellos le cogió fuertemente por la parte de atrás, agarrándole de los brazos y del pecho. Mientras, le propinaron varios puñetazos en la cara, fruto de los cuales sufrió diversas heridas que precisaron de puntos de sutura.

Ante esta agresión, el taxista perdió el control del vehículo, que se subió a la acera y acabó estrellándose contra la entrada del Mercado de Casablanca. Como consecuencia, tanto el turismo como la persiana del establecimiento sufrió daños.

La víctima activó la alarma, por lo que Ángel S. C. y David S. A. --que resultaron ilesos-- se dieron a la fuga, sin que pudieran ir muy lejos, ya que fueron descubiertos por la Policía en el interior de los lavaderos de una gasolinera cercana. En plena calle, a pesar de la conmoción, el taxista reconoció a los dos autores.