La Asociación de Afectados por las Inundaciones del Ebro (Asafre) ha pedido la paralización del borrador del real decreto de dominio público hidráulico, que supone la declaración de zona natural inundable de 7.500 hectáreas de regadío y conllevaría la desaparición de 2.500 puestos de trabajo en la ribera.

El presidente de Asafre, Alfonso Barreras, ha exigido en rueda de prensa en Zaragoza el apoyo de "todas" las administraciones para paralizar este borrador, cuya aplicación supondría una "estocada" para el desarrollo agroalimentario del valle del Ebro y la pérdida, además de los 2.500 puestos de trabajo, del 70 por ciento de la producción de cultivo que se exporta en la actualidad.

Barreras ha tildado de "trasvase encubierto" la declaración de esas 7.500 hectáreas de regadío como zona inundable ya que esa concesión podría ser dada a otras comunidades autónomas, ha asegurado, por lo que ha insistido en la necesidad de que todas las administraciones se unan de forma unánime "para defender lo nuestro" y evitar la desaparición de los pueblos ribereños.

Además de la paralización de ese plan, que al declarar esas hectáreas zona inundable no daría derecho al cobro de indemnizaciones por parte de los propietarios, Barreras ha reclamado la limpieza del cauce del Ebro, algo que no se ha llevado a cabo en los últimos veinte años, ha criticado, y que ha llevado a que, en la actualidad, exista "un bosque dentro del río".