Después de la bendición en la plaza Mezín como cada año en el Domingo de Ramos, y su posterior procesión acompañada del grupo de Cornetas y Tambores, los sariñenenses tuvieron que esperar hasta ayer para comenzar el resto de actos de la Semana Santa. La primera procesión fue la del Encuentro, previa misa, en la que se rezó el Vía Crucis.