El presidente de Aragón, Javier Lambán, ha lamentado hoy la renuncia de César Alierta como presidente de Telefónica y no ha negado que le ha parecido "mal".

Así lo ha señalado a los medios preguntado por la decisión de Alierta, durante una visita al municipio de Boquiñeni (Zaragoza) para conocer los daños causados en una defensa del río la última crecida del Ebro.

Lambán ha asegurado que desconoce las razones que han llevado a Alierta a presentar su dimisión como presidente de la compañía de Telecomunicaciones, pero ha dicho que "es evidente que para los aragoneses no es buena noticia".

Y es que para el presidente de Aragón era "un orgullo" y se sentía "muy satisfecho" de que un aragonés presidiera Telefónica.