El comité local del PAR en Huesca calificó ayer de "profundamente negativa y crítica" la decisión del equipo de gobierno en coalición del consistorio oscense de modificar la ordenanza de protocolo para suprimir la presencia oficial de la corporación en los actos religiosos. Los aragonesistas lamentaron en un comunicado que el gobierno municipal "persista en gestos y polémicas totalmente innecesarios" mientras "fracasa" en la gestión de los problemas de una ciudad que "padece la inoperancia del ayuntamiento". Por esta razón, está convencidos de que el grupo de gobierno evidencia "una grave incapacidad que intenta disimular tras conflictos premeditados sobre asuntos que no están entre las primeras preocupaciones de los vecinos".