La línea del tranvía se vio paralizada ayer al mediodía cuando uno de los viajeros sufrió un repentino desmayo, a la altura de la plaza España de la capital aragonesa. El conductor del transporte tuvo que esperar a que llegara una ambulancia al lugar de los hechos, retrasando el viaje durante unos minutos.