La subida de las temperaturas está pasando factura a la red de tuberías de la capital aragonesa y, especialmente, las fabricadas con fibrocemento. Ayer, a las 16.00 horas, reventó uno de estos conductos en la calle Santa Teresa de Jesús, en el distrito Universidad. Hace dos fines de semana pasaba lo mismo en la avenida Goya, llegando a quebrarse hasta dos veces. Este nuevo reventón provocó que esta vía fuera cortada al tráfico y que los vecinos de la zona se quedaran sin agua de boca. La situación no se reestablecerá hasta hoy al mediodía, previsiblemente, según fuentes de Urbanismo del Ayuntamiento de Zaragoza.

RED

La rotura se produjo a la altura del número 10 de esta calle, entre San Juan de la Cruz y Mariano Barbasán, afectando especialmente a los números 7 y 10. Y es que en esta zona la red de abastecimiento está compuesta por fibrocemento y con 150 milímetros de diámetro.

El reventón provocó el levantamiento del asfalto y la salida de una importante cantidad de agua a la superficie. No obstante, no fue necesario, a diferencia de otros casos, que los bomberos tuvieran que desplazarse a la zona para el achique del agua en el interior de comercios y garajes.

Sí se desplazó al lugar la Policía Local, que recibió la alerta de la avería y, poco después, los guardallaves --encargados de cortar el suministro en este tipo de imprevistos-- impidieron que se perdiera una gran cantidad de agua y acotaron la zona para regular el paso de vehículos.

En esta ocasión no se produjo una nueva rotura de la tubería unos metros más adelante por el efecto del golpe de ariete, tal y como ha ocurrido en otras ocasiones al cortar el suministro del agua.