La Comisión de Medio Ambiente reunida el miércoles en el Ayuntamiento de Huesca dio el visto bueno a la propuesta de modificación de la Ordenanza de Seguridad y Convivencia Ciudadana, que hace referencia a la tenencia de animales. Se han habilitado dos zonas de esparcimiento canino en la ciudad, una junto a la Estación Intermodal y otra detrás del Conservatorio Profesional de Música. Dentro de ellas los animales no clasificados como potencialmente peligrosos podrán ir sueltos.

Por decreto de alcaldía se determinarán el resto de las zonas de esparcimiento, así como el horario, si lo hubiera. Unas áreas que, en cualquier caso, estarán debidamente señalizadas. No obstante, la modificación de la ordenanza persigue como objetivo principal que los dueños de estos animales los controlen con el fin de evitar tanto las molestias y los daños que puedan causar a las personas y a otros animales como el deterioro de bienes o instalaciones públicas, por lo que se exige que siempre se mantengan a la vista a una distancia que permita su intervención en el caso de que fuese necesario.

VENTA AMBULANTE

La concejala de Medio Ambiente, Carmen García, valoró esta modificación, sobre la que afirmó que supone "un paso más en la normalización de la convivencia entre los ciudadanos que no tienen mascotas y los que sí, que son una parte importante de la ciudad".

"No se puede limitar por completo el derecho a pasear de las personas que tienen animales y al mismo tiempo hay que preservar la seguridad y la limpieza en la ciudad, por eso hemos apostado por esta medida, que forma parte de una campaña de concienciación sobre conductas cívicas y que incluye la recogida de excrementos pero también aspectos como que no se tiren las colillas a los árboles", explicó.

Por otro lado, el Consejo Sectorial de Comercio trató ayer temas referentes a las ferias y mercados de la ciudad y fijó la apertura del proceso de participación para la modificación de la ordenanza que regula la venta ambulante.