Aragón recibió en el 2016 algo más de tres millones de turistas, una cifra nunca antes alcanzada. Y ahora el Gobierno de Aragón se propone incrementar ese número fomentando una oferta sostenible, de calidad y dirigida al visitante que busca vivir experiencias. Este objetivo se desarrolla en el Plan Aragonés de Estratégica Turística 2016-2020, que cuenta con un presupuesto inicial de 51 millones y ayer fue presentado oficialmente en Zaragoza por el consejero de Vertebración del Territorio, José Luis Soro, y la directora general de Turismo, Marisa Romero.

"Se trata de que haya más turistas y de conseguir mayores ingresos que se repartan por todo Aragón", resumió Soro, que subrayó que el sector supone el 8% del Producto Interior Bruto (PIB) de la comunidad (2.383 millones de euros) y el 10% del empleo. Para captar más visitantes, tanto españoles como extranjeros, que ya representan el 21%, se recurrirá a una "estrategia de océano azul", que descarta la competencia agresiva y se centra en mejorar la oferta y la atención al visitante. Para ello, las bazas de Aragón son su extenso territorio, la variedad de los productos turísticos, el factor humano y la sostenibilidad.