Siete personas fueron detenidas en la capital turolense por su presunta participación en una trama de inmigración ilegal, con la que hombres en situación irregular regularizaban sus circunstancias mediante uniones de hecho con mujeres españolas y de otros países de la Unión Europea.

El juez de Instrucción número 2 de Teruel tomó declaración a estas siete personas, a las que se acusa de un delito de inmigración ilegal, según informaron fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA).

Los detenidos forman parte, al parecer, de una trama que ponía en contacto a extranjeros en situación irregular con mujeres españolas y de otros países de la UE para formalizar en el registro una supuesta unión civil (y así figurar como pareja de hecho) y beneficiarse con ello de la obtención de permisos de trabajo y residencia.

Según las citadas fuentes, las mujeres podrían haber recibido a cambio de prestarse a esta acción ilegal unos 3.000 euros de la organización, que incluye también a empresas que se encargaban de hacer falsos contratos a través de los cuales se entregaban las cantidades acordadas con ellas.

La operación ha sido conocida por los medios de comunicación y la opinión público después de que el juez haya levantado el secreto que pesaba sobre la investigación desde el pasado 11 de abril, cuando comenzaron las pesquisas por posibles delitos contra los derechos de los ciudadanos extranjeros, falsedad documental y organización criminal. Este tipo de picaresca es habitual para conseguir permisos de residencia ilegales, pero a veces resulta complicado demostrar que existe un ánimo de engañar en las falsas uniones.