Un homenaje a la bandera española ha dado comienzo hoy a los diversos actos que se desarrollarán a lo largo de esta semana en la ciudad de Huesca para conmemorar el 175 aniversario de la Guardia Civil y que concluirán con una parada militar a la que prevé asistir el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska.

El homenaje se ha iniciado con el izado de una bandera española de gran tamaño donada por la ciudad de Huesca en la céntrica plaza de López Allué, en el marco de un solemne acto militar presidido por el director general del Instituto Armado, Félix Azón, al que han asistido el alcalde de Huesca, Luis Felipe, el general de zona de Aragón del Cuerpo, Carlos Crespo, y numerosos responsables políticos e institucionales.

Ante el numeroso público asistente, la Guardia Civil ha hecho un recordatorio de la historia de las seis enseñas históricas que precedieron, a excepción de la última, a la consolidación de la actual bandera española, en octubre de 1841 a través de un decreto firmado por Isabel II.

El Pendón de los Reyes Católicos (en uso entre 1474-1516), la Bandera Imperial de Carlos I (1516-1556), la Bandera de Compañía de Felipe IV (presente en el cuadro de Velázquez "La Rendición de Breda), la Bandera Coronela del Regimiento Real de Artillería de Fernando VI (1746-1759), la Bandera Coronela del Regimiento de Infantería de Carlos IV (1788-1808) y la Bandera del Primer Tercio de la Guardia Civil (1854) han sido exhibidas por guardias civiles ataviados de cada una de las épocas.

Tras un desfile militar de las distintas unidades desplazadas al lugar de los actos, al que han precedidos los sones del himno nacional durante el izado de la bandera, las autoridades asistentes se han desplazado al Palacio de Villahermosa para inaugurar una exposición titulada "La Guardia Civil, 175 años a tu lado".

Previamente, el director general del Cuerpo ha hecho un breve discurso para elogiar la labor desarrollada por la Guardia Civil en apoyo de la ciudadanía y para garantizar la seguridad del conjunto de la sociedad española.

Azón ha explicado que la Guardia Civil surgió en unos "tiempos difíciles" en los que era necesaria la creación de un cuerpo de seguridad capaz de "acabar con el bandidaje y bandolerismo que se habían adueñado del campo español".

"Hoy -ha añadido-, la Guardia Civil es la institución más valorada por los ciudadanos porque no ha perdido su carácter de cercanía y confianza, una institución moderna, adaptada a los tiempos modernos y que cumple con sus misiones".

Según ha explicado, las principales funciones del Cuerpo son "garantizar la seguridad de los ciudadanos, la vertebración y la presencia del Estado español a través de los casi dos mil puestos desplegados en el territorio".

El responsable institucional ha destacado que la presencia de la Guardia Civil es patente actualmente en tierra, mar y aire, pero también en el ciberespacio y a nivel internacional para hacer frente a una delincuencia que opera más allá de las fronteras.

En relación a la exposición, que destaca distintos aspectos de la historia y labores actuales de la Guardia Civil a través de paneles, objetos y de gafas 3D, Azón ha resaltado la zona dedicada a los agentes víctimas del terrorismo de ETA, un total de 243.

Entre las víctimas, la muestra destaca las muertes del atentado de la casa cuartel de Zaragoza en diciembre de 1987 y las de dos agentes del puesto de Sallent de Gállego (Huesca) en agosto de 2000.

Al término del paseo por la exposición, la comitiva se ha desplazado a la iglesia de San Lorenzo, patrono de la ciudad, donde el director general ha hecho una ofrenda floral y ha colocado una insignia conmemorativa del aniversario en el manto del santo.