Zaragoza ha abandonado, por primera vez en los últimos cuatro años, los puestos de excelencia en el gasto social por habitante que incluye en sus presupuestos. El último informe de la Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales, con datos facilitados por el Ministerio de Hacienda, ha concluido que en Aragón solo Calatayud está en este selecto grupo de municipios de más de 20.000 habitantes que recoge este estudio cada ejercicio. La ciudad bilbilitana se consolida en el séptimo puesto de un ránking que sí recoge a 28 localidades más. Y, para demérito de la capital aragonesa, se trata de un grupo de ayuntamientos en el que sí están otras grandes ciudades del país, como son Madrid, Sevilla o Bilbao. Son los consistorios excelentes en el dinero dedicado a la acción social, dentro de los 421 que se han analizado.

A su favor, y de los otros dos municipios de la comunidad analizados, Teruel y Huesca, ninguno de los cuatro se encuentra entre los 34 ayuntamientos calificados como «precarios» porque solo dedican entre 42,71 y 50 euros por habitante en sus cuentas, ni tampoco entre los 38 llamados «pobres», por estar por debajo de ese umbral.

Calatayud no solo mantiene su condición de ayuntamiento excelente. Con un promedio de 159,3 euros por habitante y dedicando el 16% de su presupuesto de gasto no financiero, repite en este selecto ránking por segundo año consecutivo y además lo hace siendo el séptimo más importante en el listado estatal en el que aparecen 28 municipios más. Su resultado supera el que arrojan esas grandes ciudades como Bilbao, Sevilla o Madrid, y solo seis ciudades mejoran sus cifras en España: Santurtzi, Alcalá la Real, Esparraguera, Mahón, Quart de Poblet y Villajoyosa.

Zaragoza, por su parte, se sale de esas posiciones de excelencia en las que sí ha estado en los últimos cuatro años y lo hace a pesar de haber ejecutado un gasto de 118 euros por habitante en 2018 y destinado a este fin el 12% de su presupuesto de gasto no financiero. Son dos requisitos por los que merecería estar en el listado de excelencia, pero al haber prorrogado el presupuesto del 2019, los 70 millones de euros que aparecían en sus cuentas este año es un 10,9% inferior a los 79 ejecutados el año anterior. Y no reducir el gasto era también un requisito imprescindible

La situación de Huesca y Teruel, con un gasto por habitante de 58,1 -un 7% del gasto presupuestario- y 59,6 -un 8%-, respectivamente, se acercan a los ayuntamientos «precarios».

REGRESAR EL AÑO PRÓXIMO

«Es una mala noticia que nos hayamos salido de ese ránking de excelencia», ha admitido este jueves el actual responsable de Acción Social del Gobierno PP-Cs del Ayuntamiento de Zaragoza, quien ha apostillado que este informe obedece a datos del 2018 y principios del 2019, que son «responsabilidad exclusiva de ZeC y el PSOE» por el presupuesto del año anterior y haber prorrogado el de este año, lo que «ha ayudado muy poco» a lograr ese nivel de excelencia. Pero ahora se está elaborando el presupuesto del 2020 y el concejal del PP que ahora dirige el área ha asegurado que su objetivo es que las cuentas del año próximo reflejen «un incremento de más del 5%» de la consignación y que, junto a las medidas de eficacia que pretende poner en marcha y la «colaboración público-privada», se consiga «una apuesta clara para que Zaragoza recupere su puesto en ese ránking de excelencia en España». Mientras, a la oposición le pidió «prudencia en su valoración».

Lorén se refería así a las críticas del PSOE, que ha lamentado que Zaragoza deje de ser ciudad excelente en gasto social y ha manifestado su «preocupación», además de pedirle al Gobierno de Azcón que de cara a los presupuestos del 2020 «se mantenga el compromiso de dotar económica y suficientemente» el gasto social. El ayuntamiento «debe atender a sus vecinos con dignidad y calidad, colocándoles en el centro de las políticas municipales», ha destacado el grupo socialista.