El programa de control de palomas, puesto en marcha el pasado mes de octubre desde la concejalía de Servicios del Ayuntamiento de Barbastro y que se extenderá hasta el 31 de diciembre, ha conseguido realizar en su primer mes de actuación la captura de 500 palomas a partir de la colocación de cinco jaulas instaladas en la ciudad. Para llevarlo a cabo se ha contado con la colaboración de varios vecinos afectados que han permitido la apertura de sus propiedades para analizar las soluciones posibles. Una vez que han sido recogidas, las palomas no son eliminadas, sino que se envían a un centro de entrenamiento para aves de cetrería.