El pleno de distrito de Las Fuentes ha aprobado una propuesta de usos para la antigua fábrica Giesa, en desuso desde hace más de una década. Los vecinos apuestan por que ese espacio albergue un auditorio multifuncional, un espacio comercial y hostelero, una residencia de estudiantes, un vivero de empresas y un equipamiento deportivo, además de una gran plaza diáfana.

La propuesta salió adelante por unanimidad, con los votos de PSOE, PP y ZeC, y surgió de un grupo de trabajo constituido hace meses y conformado tanto por vecinos y entidades del barrio como por representantes de los partidos políticos.

El planteamiento se remitirá al consejero de Urbanismo, al que la Junta de Distrito pide también un compromiso político y económico para conseguir sacar adelante este proyecto en los próximos años.

En concreto, los vecinos defienden que una parte de ese edificio se convierta en un espacio de hostelería, con establecimientos especializados en agroalimentación o productos con Denominación de Origen. Pero también que se habilite un auditorio multifuncional, con programación propia, que sea referencia para la ciudad y pueda atraer a alumnos del conservatorio de música o de las escuelas de música o danza de otras zonas de Zaragoza.

«Queremos que haya dotación económica en los presupuestos de los próximos años», dijo el presidente de la Junta de Distrito de Las Fuentes, el concejal socialista Horacio Royo. «Es un proyecto que se puede acometer en varias fases y que generaría empleo y la transformación de un espacio emblemático para el barrio de Las Fuentes», defendió Royo.

Además, el concejal mostró su satisfacción por el consenso y el trabajo desarrollados por los vecinos, las entidades y los partidos políticos para sacar adelante esta propuesta. Y confía en que el Gobierno PP-Cs se comprometa con el proyecto, cuyo diseño proyecta un ambicioso cambio en la fábrica.