El juez titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Monzón (Huesca) ha decretado el ingreso en prisión de ocho miembros de una organización delictiva dedicada al tráfico de drogas, principalmente cocaína. Además, otras cinco personas están en libertad con cargos y 11 más están en libertad con la obligación de personarse en el juzgado cuando sean requeridos.

El Equipo de Delincuencia Organizada y Antidroga de la Guardia Civil de Huesca ha detenido a estas 24 personas en el marco de la Operación Berenguer, que ha llevado a cabo en las provincias de Huesca, Tarragona y Gerona.

Los detenidos son 20 hombres y cuatro mujeres, de entre 21 y 54 años, y en su mayoría vecinos de la provincia de Huesca, a quienes se les imputan los delitos de tráficos de drogas, pertenencia a organización criminal y blanqueo de capitales. La Operación Berenguer ha permitido desarticular 19 puntos de venta de droga en el Alto Aragón, cuatro puntos de suministro en Tarragona y Gerona, y un laboratorio.

La operación comenzó tras detectarse en la localidad de Monzón un posible tráfico de drogas, que se estaría llevando a cabo en esa localidad y tendría extensión a toda la parte oriental de la provincia de Huesca.

Los agentes localizaron a varios sospechosos con antecedentes y sentencias por la comisión de delitos contra la salud pública, por tráfico de drogas e investigó los entornos en los que estaría llevando a cabo este delito.

La Guardia Civil determinó que en el Alto Aragón se distribuía droga en pequeñas cantidades a los consumidores de las comarcas del Cinca Medio, La Litera, el Somontano, La Ribagorza y Bajo Cinca, estando los puntos de suministro de la organización en las ciudades de Tarragona y Gerona.

Además, constataron la existencia de un laboratorio en la provincia de Tarragona en el que se preparaban grandes cantidades de cocaína para suministrarlas después a la organización en la provincia de Huesca.

REGISTROS

La Guardia Civil realizó, el 3 de julio, 26 registros, 19 en viviendas, cuatro en establecimientos hosteleros y dos en talleres mecánicos de las tres provincias mencionadas, localizando diferentes sustancias estupefacientes, una gran cantidad de dinero en efectivo y enseres habituales en la manipulación de sustancias para su distribución al por menor.

Concretamente, han intervenido 4.988 gramos de cocaína; 950 gramos de hachís; 129 de cristal; 99 plantas de marihuana; dos gramos de speed; ocho básculas de pesaje, una prensadora, varias envasadoras y material para la distribución de droga, así como 140.800 euros en metálico, tres ordenadores portátiles, 24 teléfonos móviles; cinco bastones policiales; una catana; un rompecabezas de dos bolas; cinco pistolas táser, tres pistolas de aire comprimido; cuatro carabinas; varias armas blancas, como puñales, daga y navajas automáticas; y 13 vehículos.

MODUS OPERANDI

La organización criminal investigada llevaba varios años operando en la zona oriental de la provincia de Huesca y se encontraba fuertemente asentada. Había conseguido monopolizar la venta de cocaína y contaba con una red de distribución de esta sustancia estupefaciente.

Para ello, la organización era suministrada regularmente desde Tarragona y Gerona, hasta donde se desplazaban distintos miembros de la organización para trasladarla a la localidad de Monzón, desde donde se distribuía a los distintos puntos de la provincia de Huesca para su venta final a los consumidores.

Durante la práctica de los registros, además de las sustancias estupefacientes localizadas, la Guardia Civil observó una gran cantidad de dinero en metálico, presumiblemente procedente de la actividad ilícita y muestra de la fortaleza de la organización criminal.

Ha llevado a cabo la operación la Unidad Orgánica de Policía Judicial de Huesca, junto con las unidades homólogas de Tarragona y Gerona, bajo la dirección del Juzgado de Instrucción número uno de Monzón.

Han actuado en esta operación el personal de Seguridad Ciudadana de la Comandancia de Huesca, Zaragoza y Teruel, los GRS 3, 4 y 5 de Barcelona, Valencia y Zaragoza; los GAR de Logroño, el Servicio Cinológico Central de Huesca, Zaragoza, Tarragona, Gerona y Barcelona, así como el Servicio Aéreo de la Zona de Aragón, con base en Huesca.