La Comunidad Autónoma de Aragón ha declarado entre 2001 y 2020 un total de 630 casos de malaria o paludismo, enfermedad que constituye uno de los principales problemas de salud pública a nivel mundial, con 229 millones de casos estimados en 2019 y 409.000 muertes.

El 94 por ciento son casos autóctonos de África, según el último Informe Mundial sobre Paludismo, información que se recoge en el Boletín Epidemiológico de Aragón de este semana, en el que se precisa que, en 2010, se identificó en Huesca un caso autóctono de paludismo por el parásito 'Plasmodium vivax', relacionado con el mosquito 'Anopheles atroparvus', uno de los vectores de transmisión de esta enfermedad, y en 2019 un caso no importado en Zaragoza.

Asimismo, en 2020, se notificaron de forma individualizada 12 casos, el 73 por ciento menos que el año anterior, siendo la tasa de notificación 0,9 por 100.000 habitantes. Todos fueron importados, con antecedentes de viajes a las zona de riesgo durante el periodo de incubación. El mayor porcentaje, el 58 por ciento, procedió de Guinea Ecuatorial.

La prevención del paludismo importado pasa por la toma de quimioprofilaxis en viajeros que vayan a zonas de transmisión. Para su prescripción y consejos al viajero, se dispone en cada capital de provincia de Centros de Información y Vacunación de Viajeros Internacionales de Aragón.

Este domingo, 25 de abril, se celebra el Día Mundial de la Malaria, con el lema 'Alcanzar la meta de paludismo cero', reconociendo el logro de los países que están cerca de la eliminación de esta enfermedad o ya lo han conseguido. En 2020, a pesar de la pandemia del coronavirus SARS-CoV-2, los países afectados han seguido avanzando hacia su eliminación.