La salida de la crisis del coronavirus sigue siendo confusa y a trompicones, algo que también reflejan los últimos datos conocidos del mercado laboral, que arrojan una cal y otra de arena. El primer trimestre del año, marcado por la cuarta ola de contagios y restricciones en Aragón, se ha saldado en la comunidad con la una caída del paro de 3.100 personas, pero la destrucción de 1.700 empleos, según la Encuesta de Población Activa (EPA) publicados este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Aunque el deterioro del mercado laboral se ha desacelerado, las heridas que ha dejado tras de sí la pandemia continúan muy presentes: hay 23.400 hogares aragoneses con todos sus miembros en desempleo, 2.800 más que al cierre del 2020. Y las mujeres y los jóvenes se consolidan como los colectivos más castigados.

Desde el estallido de la crisis sanitaria, en marzo del año pasado, el número de parados en Aragón aumentó en 8.600 hasta quedar situado en 78.000 personas, lo que supone un incremento anual del 12,5%. De esta manera, la tasa de paro se sitúa en el 12,1%, 0,4% puntos menos que en el trimestre anterior pero un 1,46 más respecto hace un año. Este nivel de desempleo es 3,88 puntos inferior a la media nacional y el quinto más bajo en comparación con el resto de comunidades autónomas, por detrás de País Vasco (10,99%), Navarra (11,45%), Cantabria (11,88%) y La Rioja (11,90%).

En estas cifras no se incluyen los 14.729 trabajadores aragoneses en situación de erte que había al cierre del pasado mes de marzo,, que son considerados como ocupados a todos los efectos al existir una garantía de reincorporación al puesto de trabajo una vez finalizado el período de suspensión.

Jóvenes y mujeres, los peor parados

En cuanto a los jóvenes, uno de los colectivos más golpeados por las secuelas del coronavirus en el empleo, la tasa de paro en las personas de entre 16 y 24 años se ha situado en el primer trimestre en el 34,33%, muy por encima de la media de la Unión Europea (17,56%), pero por debajo del promedio español (39,53%). 

El incremento del desempleo tiene rostro femenino, ya que fueron 8.000 las mujeres que se quedaron sin trabajo en el último año frente a 600 hombres, lo que supone el 95% del total de nuevos parados. La ocupación también bajó mucho más entre ellas, con una caída anual del 4,78% (12.800 empleos menos), mientras que en el colectivo masculino fue el descenso fue del 0,89%, con la pérdida de 2.800 efectivos.

El deterioro de la actividad y la ocupación ha continuado en el arranque del 2021, aunque las tasas de caída de ambas magnitudes se han desacelerado. La población activa en Aragón se sitúa en 644.400 personas, 7.000 menos que en el mismo período del año anterior, lo que se tradujo en una disminución anual del 1,08% anual. El número de trabajadores asciende a 565.500, 15.700 menos que un año antes (-2,7%). De esta manera, el ritmo de destrucción de empleo ha seguido desacelerándose (-4,2% anual en la pasada primavera, -4,7% en verano y -3,9% en otoño).

Por sectores, la agricultura es el único que no ha sufrido una merma de empleo en el último año, al ganar 3.400 ocupados, un 11,1% más. La mayor caída porcentual se ha producido en la construcción, que pierde el 9,7% de sus trabajadores (3.600 menos), seguida de la industria (-4,2%, 4.200) y servicios (-2,6%, 10.300). Respecto al trimestre anterior, se destruyó empleo en todos, salvo en servicios, que incorpora 4.600 personas. 

Huesca y el posible efecto positivo del plan Remonta

Por provincias, Huesca es la que tuvo el mejor comportamiento en todos los parámetros en los tres primeros meses del año, lo que ha podido deberse en parte al plan Remonta puesto en marcha por la DGA para paliar los efectos de la crisis económica del covid-19 en las comarcas con estaciones de esquí. La bajada del paro en el Altoaragón fue del 25% respecto al cierre del 2020, hasta 9.800 desempleados, mientras que en Zaragoza se redujo un 0,5%, hasta 61.700, y en Teruel subió el 12,1%, hasta 6.500. 

La provincia oscense fue igualmente la única de las tres donde creció el empleo respecto al trimestre anterior, con una alza del 4,8%, con lo que alcanza los 97.500 ocupados. En Zaragoza bajó un 1% y en Teruel un 3,3%.