Distintas organizaciones y entidades que se oponen a la instalación del macroproyecto eólico en las comarcas turolenses del Maestrazgo y Gúdar-Javalambre han presentado varias alegaciones por las que, a su juicio, no debería instalarse el parque. Fundamentalmente, alegan motivos relacionados con el impacto paisajístico del parque eólico, los daños irreversibles a la flora y la fauna de la zona, el hecho de que se trate de un lugar protegido con la figura de Parque Cultural, y que se trate de una comarca que vive, en buena parte, del turismo rural. Además, alegan que los informes presentados por la empresa promotora son «insuficientes» y denuncian que sus previsiones de creación de empleo están "sobredimensionadas".

Según ha podido conocer este diario, varias entidades han presentado alegaciones desde el pasado 30 de marzo y hasta mediados de abril, en las que ponen de manifiesto, entre otras cuestiones, que los informes presentados por la impulsora no analizan el «efecto negativo sobre el empleo» de la instalación de los parques fotovoltaicos ni la potencial pérdida de puestos de trabajo «en el sector turístico, hotelero, restauración y turismo activo». Otro informe de alegaciones pone el foco sobre el anuncio de la creación de casi 3.000 empleos, «una cifra claramente sobredimensionada dado que hay escasos proyectos empresariales con capacidad de crear esa cantidad de empleo en España». Destaca este informe, por otro lado, la dificultad de que el proyecto logre el 65% de empleo local que promete, «por la falta de mano de obra suficiente ni con las cualificaciones necesarias».

Protección cultural

Denuncian que el proyecto está planteado en una zona «ambientalmente protegida, de enorme valor ambiental y natural» en el Parque Cultural del Maestrazgo, en cuyo entorno se encuentra «un elevado número de Bienes de Interés Cultural: 10 conjuntos históricos, 21 monumentos, una zona arqueológica, dos conjuntos de arte rupestre y 615 emplazamientos arqueológicos recogidos hasta la fecha».

En relación con las afecciones a la flora, varias alegaciones subrayan el «riesgo irreparable» en el sabinar del entorno. Recuerdan que el proyecto afectaría a más de 50 hectáreas de vegetación, de las que algo menos de la mitad correspondería a matorral de sabina rastrera. En el caso de la fauna, recuerdan que este proyecto requerirá la instalación de una línea eléctrica de alta tensión, lo que incidirá en la avifauna del entorno «especialmente abundante por la existencia de los espacios protegidos en los alrededores del lugar donde pretende instalarse el parque fotovoltaico».

Además, la organización ecologista Seo Birdlife, tras analizar el proyecto de construcción del clúster de parques eólicos en el Maestrazgo, concluye que la ubicación escogida es "inadecuada", dado que su instalación afectaría a zonas de «alto valor ecológico», tanto de Aragón como de la Comunidad Valenciana, integradas dentro de Natura 2000, la red de espacios protegidos de la Unión Europea.

La organización ecologista anunció la presentación de 22 alegaciones al proyecto, solicitando que no se autorice su construcción dado que, a juicio de sus técnicos, contraviene la normativa ambiental dada la Red Natura 2000, las especies amenazadas presentes, el paisaje o la ganadería extensiva.