Puyalón de Cuchas va a preguntar por el pantano de Mularroya en la Comisión Europea. La cuestión ha sido presentada por el eurodiputado Pernando Barrena, de la coalición Ahora Repúblicas, de la que forma parte Puyalón de Cuchas e integrada en el grupo parlamentario europeo The Left.

Puyalón cuestiona a la Comisión sobre las medidas se van a tomar para que el Gobierno Español cumpla los objetivos del Pacto Verde, Estrategia sobre Biodiversidad para 2030 y Directiva Marco del Agua, ante la construcción del azud de derivación y el túnel de trasvase al embalse de Mularroya. Esta pregunta está basada en el cumplimiento de la Directiva 92/43, conservación de los hábitats naturales y de fauna y flora silvestre; y del artículo 4 de la Directiva 79/409, de conservación de aves silvestres.

Esta formación denuncia estos hechos en la Comisión Europea de manera oportuna y urgente, ante el carácter irreversible de las obras del túnel de trasvase, iniciadas en diciembre de 2020. Este trasvase tiene una capacidad de 8 m3/s, un caudal superior al del propio Jalón la mayor parte del año amenazando el futuro de ocho pueblos castigados por la despoblación.

Te puede interesar:

"En estos momentos está habiendo fuertes presiones, por parte de algunos sectores de regantes y algunos partidos políticos para que el Ministerio de Transición Ecológica presente un recurso de casación a la sentencia de la Audiencia Nacional", señalan desde Puyalón que añaden que "los hechos consumados siguen caracterizando esta obra con la no paralización de las obras del túnel de trasvase. Así se hizo en su día con la declaración de obra de interés general de primer orden para poder reanudar las obras paralizadas judicialmente".

A todo esto hay suman "la falta de información de la CHE a las peticiones del Ayuntamiento de Ricla, sobre afecciones ecológicas y a los acuíferos". Puyalón lleva oponiéndose a esta obra desde el sus inicios. Sentencia tras sentencia se está dando la razón a todos los colectivos que consideramos que no se ajusta a derecho y vulnera las normativas europeas. Estas preguntas son un paso más en la demostración de que el proyecto del pantano de Mularroya debe ser abandonado.