Una parte de la comparsa de Gigantes y Cabezudos del Ayuntamiento de Alcañiz estrena vestuario. En concreto, se dispone de seis nuevos trajes para los cabezudos, que han sido confeccionados por dos vecinas, Concha Bernal y Carmen Centelles, que colaboran de forma habitual y desinteresada con el Área de Festejos del consistorio.

El alcalde de Alcañiz, Ignacio Urquizu, la concejala delegada de Festejos del Ayuntamiento, Irene Quintana, y el personal del área han recibido el viernes pasado este nuevo vestuario, ha precisado el consistorio en una nota de prensa.

Asimismo, ha indicado que recientemente todos los cabezudos se ha beneficiado de la restauración de sus estructuras, como repintados y reparaciones de daños, que han llevado a cabo el alcañizano Fernando Crespo y otros especialistas.

La concejala delegada de Festejos del Ayuntamiento de Alcañiz, Irene Quintana, ha agradecido el "gran trabajo" de las voluntarias Concha Bernal y Carmen Centelles, "que valoramos muchísimo porque supone un salto de calidad en nuestra comparsa" puesto que se pasa "de disfraces genéricos, que ya tienen unos años, a trajes personalizados, hechos a mano, para cada uno de los personajes, con sus propias características".

Además, Irene Quintana ha señalado que están deseando sacar la comparsa a las calles, "en cuanto sea posible". De momento, ha apuntado, "estamos valorando hacer un acto en el anfiteatro para presentar los cabezudos, con los nuevos que hemos adquirido y con estos nuevos trajes, con todas las medidas de seguridad", que podría tener lugar en septiembre.

Mejorar el aspecto

Por su parte, una de las modistas voluntarias de los nuevos trajes, Carmen Centelles, ha comentada que son vecinas de la calle Caldereros "y pensamos que quedaría muy bien mejorar el aspecto de los cabezudos para que la chiquillería se lo pase bomba y porque Alcañiz se lo merece".

"Nos encanta coser y lo que sabemos hacer lo hacemos por Alcañiz", ha añadido Centelles, que ha aclarado que los materiales, como telas, fornituras o hilos, los proporciona el ayuntamiento. Han desarrollado estos trajes durante la pandemia del coronavirus, por las tardes, "a ratitos perdidos".