El frente tormentoso que amenazaba con inundar Aragón ha cumplido con lo previsto y la peor parte se la han llevado los campos de cultivo. En Paniza el granizo devastó «entre 500 y 600 hectáreas» de viñedos, muchos de los cuáles han quedado destrozados «al 100%», ha informado el alcalde de esta localidad zaragozana, José Manuel Cebrián. 

En el casco urbano de Paniza los daños no han pasado de «alguna canalera rota o algún bollo» en los coches. «Hasta ahora nos habíamos salvado pero esta vez la piedra ha hecho mucho daño y eso que no han sido más de dos o tres minutos. Algunas viñas tardarán hasta dos años en recuperarse», ha dicho el regidor.

El tamaño de la piedra ha llegado a alcanzar los cuatro centímetros de diámetro y comenzó a caer a las 13.00 horas. El granizo se ha dejado ver también en otras localidades más al sur de la comunidad, como cerca de Calamocha, entre El Poyo del Cid y Bañón, según han afirmado fuentes de la Unión de Agricultores y Ganaderos de Aragón (UAGA).

En Calamocha, precisamente, han explicado desde esta organización, los campos ya se vieron afectados por el granizo el pasado domingo aunque las tormentas que se están dando, dijo UAGA, están afectando a puntos concretos de la geografía y no se están extendiendo mucho.

En lo que va de año en Aragón ya se han notificado daños en más de 2.000 hectáreas de cultivos, tras las fuertes tormentas de pedrisco, que se intensificaron el pasado fin de semana durante las horas finales del día, y que afectaron a buena parte del centro y norte peninsular.

Los cereales de invierno son los más afectados por estas tormentas, que fueron localmente intensas, con alrededor de 1.600 hectáreas aseguradas siniestradas, informa Agroseguro en una nota de prensa.

También la fruta, fundamentalmente el melocotón, ha sufrido las consecuencias de los pedriscos de este fin de semana, con siniestros sobre más de 300 hectáreas.

Más allá del granizo, la lluvia ha sido la protagonista este martes en el resto del territorio aragonés y ha cobrado especial relevancia en el Pirineo. Según los datos proporcionados por la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), la estación de Sarrios, en Formigal, ha sido la que más agua acumuló en toda la comunidad. Allí han caído más de 32 litros por metro cuadrado a lo largo del día. Cerca de esa cifra se ha quedado Canfranc, con 31. En las tres capitales la incidencia ha sido algo menor, si bien en Huesca se registraron casi 20 litros en la jornada. En Zaragoza han sido 7,4 y en Teruel 0,6.