La marcha por la libertad del pueblo saharaui, que comenzó el pasado 30 de mayo en Huesca, ha cubierto hoy su cuarta etapa, que ha terminado en Magallón.

Los participantes, seis personas del movimiento solidario Um Draiga, han echado a andar, tras dormir en Torres de Berrellén, en la ermita del Pilar, en el término de Pedrola. Desde allí han recorrido 17 kilómetros a pleno sol hasta el pueblo de Pozuelo de Aragón, donde han comido y han sido recibidos por los responsables del municipio.

En dirección a Magallón, ya por la tarde, la andada se ha visto favorecida por el viento que soplaba y que movía las aspas de los aerogeneradores, ha explicado Jesús Maestro, uno de los participantes en la marcha, que cuenta con un equipo de apoyo. "No había ni una sombra en todo ese tramo", ha subrayado.

En Magallón han sido recibidos por su alcalde, Víctor Chueca, quien ha pronunciado unas palabras a favor de la causa saharaui en la casa consistorial. Después, los asistentes, que han leído un manifiesto, han firmado en el libro de visitas.

Mañana la marcha se desplazará hasta la zona de El Buste en una quinta etapa de un total de 30 kilómetros.