En Aragón existen empresas que son un claro ejemplo en la persecución de los objetivos comunes para lograr la sostenibilidad. A través de su trabajo en el día a día, hacen de la comunidad un lugar respetuoso con el medio ambiente.

Una de ellas, Casalé Gestión de Residuos, cumple este año 2021 su 30 aniversario como una de las puntas de lanza en el compromiso de crear un Aragón más verde y sostenible. En realidad, su experiencia atesora varios años más de trabajo, pero fue en 1991 cuando Casalé se constituyó bajo el paraguas de este nombre para lograr sus objetivos.

Y es que esa entidad comprometida con el medio ambiente que es Casalé se asentó sobre unos pilares sólidos para defender la seguridad e higiene en el trabajo, la formación para el desarrollo, la creación de un plan de salud mental y fisioterapia, la participación en acciones benéficas, el patrocinio de equipos deportivos y fomento de la actividad deportiva o pólizas de salud. Entre sus hitos, Casalé se convirtió en 2004 en la primera empresa aragonesa autorizada para valorizar Residuos de Construcción y Demolición RCD. Es ese carácter innovador el que ha guiado el camino de esta entidad desde sus inicios en el ámbito de la construcción con sus trabajos en demoliciones hasta la gestión de residuos, su principal actividad en la actualidad.

Con unas instalaciones de 60.000 metros cuadrados en el Parque Tecnológico del Reciclado López Soriano PTR –la planta más importante para el tratamiento de este tipo de residuos de Aragón–, la empresa gestionó 91.300 toneladas de residuos de obras e industrias en 2020, con una ratio de valorización del 97,43%.

 Responsabilidad social

Además, Casalé Gestión De Residuos acaba de ser premiada en la VII Edición de los Premios MAZ a la Empresa Saludable. Obtuvo el galardón al desarrollo dentro de la categoría C (Pequeña Empresa), gracias al Plan Casalé Saludable, basado en análisis y objetivos de la empresa y que, aunque solo cuenta con dos años de trayectoria, está teniendo un enorme impacto en el bienestar del entorno de la empresa.

Por otro lado, Casalé ostenta el sello de Responsabilidad Social de Aragón RSA, un reconocimiento a las instituciones y empresas que trabajan en torno a los valores de la sensibilización, el compromiso, la formación y la transparencia.

Todo ello como consecuencia de una búsqueda constante de innovaciones tecnológicas para situarse dentro del marco sostenible, con el fin último de aportar a la sociedad y al medioambiente todo lo posible en los objetivos globales y sin olvidar las aplicaciones que aventajan sus productos tanto técnica como económicamente.

Con estos galones, Casalé se posiciona como una de las cabezas visibles del Aragón verde y sostenible en la línea de los compromisos globales para preservar el medio ambiente.