La marcha por la libertad del Sáhara alcanzó ayer la ciudad de Logroño tras salir de Lodosa en la décima etapa del recorrido que la llevará a Madrid. En poco más de dos horas y media, los activistas llegaron a Mendavia donde fueron recibidos por la alcaldesa, María José Verano, y varios concejales.

Los miembros de la corporación entregaron a los participantes una resolución a favor del pueblo saharaui aprobada recientemente por el pleno municipal y prepararaon avituallamiento para los marchadores. La llegada coincidió con el recreo escolar de un colegio cercano, lo que permitió a los caminantes por la libertad del Sáhara "contactar con estos jóvenes que hacían preguntas sobre nuestra marcha", explicó Jesús Maestro, de Um Draiga, la entidad aragonesa que ha constituido la columna aragonesa, que partió de Huesca el pasado 30 de mayo.

Después de neutralizar el recorrido entre Mendavia y Viana con coches fueron al encuentro de la columna que venía de Pamplona, con la que se encontraron en la plaza del Ayuntamiento.

Tras un pequeño refrigerio iniciaron la marcha por el Camino de Santiago para llegar a Logroño. A las 18.30 volvieron a juntarse las columnas para subir hasta la plaza del Ayuntamiento, donde esperaba buena parte de la comunidad saharaui en torno a una jaima.

En la concentración tomaron la palabra representantes de las tres asociaciones organizadoras de las columnas de Aragón, Navarra y La Rioja y el delegado del Frente Polisario en La Rioja. La lectura del manifiesto corrió a cargo de Ana Castellanos, periodista y presidenta de la Asociación de la Prensa.

En la mañana de hoy, la marcha ha salido de Logroño en dirección a Burgos.

Salida de la marcha por el Sáhara, esta mañana, de Logroño.