La Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC) ha expresado su rechazo a la desaparición del grupo de rescate e intervención en montaña (EREIM) de Panticosa, ya que considera que no responde a una necesidad estratégica y supondría elevar la carga de trabajo de la unidad de Jaca. La AEGC denuncia que la reestructuración que está afrontando el cuerpo con algunas unidades de élite no responde a las reclamaciones para mejorar todos los recursos materiales y humanos de los que dispone el instituto armado. "El cierre de EREIM de Panticosa no supone una optimización, sino despojar a los ciudadanos de un buen servicio a la sociedad", subrayan desde la asociación.

Juan Amado, portavoz de AEGC, aduce que hay un informe "que va en esa dirección y que eso mismo ya está pasando en otros lugares como Roncal, en Navarra. Allí, por Navidad se anunció que se iba a desmantelar y en febrero, que el cierre se aplazaba un año. El Gobierno central confirmó poco después que está estudiando la supresión de ese grupo de rescate. El turno parece que le toca ahora a Panticosa. "Parece claro que la dirección de la Guardia Civil quiere organizar los equipos de otra manera al contar con otro tipo de medios que antes no existían", explica el portavoz.

No obstante, la delegada del Gobierno en Aragón, Pilar Alegría, ha afirmado no tener "ninguna información oficial" al respecto. "Y no la tengo porque no hay una decisión en firme en absoluto. Me consta que esto emana de un informe técnico que, desde luego, nada tiene que ver con ninguna decisión adoptada por parte de la Guardia Civil".

“No hay una decisión adoptada sobre este asunto. Solo sé que proviene de un informe técnico, pero puedo asegurar que no hay ninguna decisión tomada en esa línea, nada oficial", ha insistido Alegría sobre esta unidad panticuta que está operativa desde el 5 mayo de 1981 y realiza más de 70 rescates al año con un sargento y seis guardias. "Trabaja sin descanso para que los que visitan las montañas del Valle de Tena siempre estén protegidos", dicen desde AEGC.

Con su desmantelamiento, los rescates de la zona del Valle de Aragón y del Valle de Tena corresponderían al servicio de montaña de Jaca y dejará sin destino a los agentes de Panticosa debido a la escasez o nulas vacantes en la provincia y en la especialidad. "Detrás de estos equipos hay personas con familia que han hecho su vida ahí y que ahora serán trasladados sin saber dónde", explica Amado, que entiende que el equipo de Jaca "atenderá a más gente" y se teme que no es una decisión puntual. "Nos da la sensación de que se trata de una reestructuración más a nivel nacional que provincial, quizá llegue incluso a ser una reestructuración completa del servicio porque nos están informando de varios lugares que está sucediendo lo mismo. El último, esta semana mismo, desde Ávila".

La AEGC lamenta que "ni a los Guardias Civiles ni a sus familias, que tienen su residencia en el Valle de Tena, ya que son una unidad con guardias veteranos, se les ha ofrecido la oportunidad de pasar a formar parte del SEREIM de Jaca, aportando así su grandes conocimientos de la zona y, de esta manera, no obligar a moverse a esas familias que hace años decidieron establecerse en el Valle de Tena". Más allá, aseguran, "ni las federaciones, ni nadie del valle quiere que se vayan".

El PAR dice que cerrarlo no tiene "ni pies ni cabeza"

El portavoz del PAR en las Cortes de Aragón, Jesús Guerrero, ha rechazado "contundentemente" el cierre del acuartelamiento de Panticosa, sobre el que dice que "no tendría pies ni cabeza".

"Espero que ese planteamiento no se ejecute por los perjuicios que ocasionaría en materia de seguridad en esta zona del Pirineo tan transitada, a la que acuden muchos deportistas para desarrollar todo tipo de actividades relacionadas con la montaña y el esquí". También sería "un revés para las familias de los agentes que se hallan allí asentadas e integradas".

Para Guerrero, el acuartelamiento ha demostrado su "gran eficacia en invierno y verano, no solo interviniendo en rescates de montaña y actividades derivadas del esquí sino también informando". Y ha demostrado, dice, que es "esencial" para mantener ingresos derivados.

Por último, el portavoz del PAR ha advertido de que, de llevarse a cabo el cierre, el grupo de trabajo de Jaca tendría que asumir los rescates de la Jacetania y el Alto Gállego.

La AEGC considera que, al contrario de lo que lleva a cabo la Jefatura de Montaña, esta unidad "debería reforzarse", ya que no solo tiene "mucho trabajo" en la temporada de nieve, sino que debido a que la estación de esquí también abre en verano, y a que es una zona de escalada, los agentes colaboran para evitar accidentes de manera continua o prestando información.

Por último, desde la AEGC afirman que el desmantelamiento de esta unidad de élite, además de perjudicar a los profesionales y familias, "dejará abandonada a una población que tiene en la montaña una parte importante de su fuente de ingresos".