Cerca de 400 personas se han reunido este domingo en torno al edificio del Seminario de Huesca con el fin de 'abrazarlo' y mostrar su rechazo al derribo de una parte del mismo que pretende el Ayuntamiento de Huesca con el fin de reformarlo y poder acoger en él eventos culturales y universitarios. Convocados por la Plataforma para la Defensa del Patrimonio de Huesca, que aglutina a la Asociación de Vecinos Osce Bella, la Federación de Barrios Osca XXI, el Colectivo Ciudadano y la Asociación Acción Pública para la Defensa del Patrimonio Aragonés (Apudepa), los presentes han reclamado un respeto "integral" al conjunto del edificio dado su valor arquitectónico, patrimonial y "emocional" para los vecinos de Huesca.

"Estamos muy satisfechos con la respuesta que ha habido porque no solo han venido personas del barrio, también de otros. Ha sido una mañana festiva y participativa que ojalá tenga resultado en que los planes del ayuntamiento no se lleven a efecto. Ha quedado demostrado palmariamente que la ciudad defiende su patrimonio", ha señalado a este diario Víctor Pardo, de la Plataforma para la Defensa del Patrimonio de Huesca. "No hay una justificación para llevar a cabo este derribo, no compartimos ninguna idea, pero nos resulta especialmente llamativa la postura de la Universidad de Zaragoza", ha añadido.

Los asistentes durante la lectura del manifiesto, este domingo. Plataforma para la Defensa del Patrimonio de Huesca

Se ha referido Pardo al hecho de que el campus público, socio junto con la DPH del proyecto valorado en 14 millones que incluye el derribo que pretende el consistorio, cuenta con un Instituto Universitario de Investigación en Patrimonio y Humanidades. "En teoría es un instituto que vela por el patrimonio aragonés, dirigido por Concha Lomba. Hace tiempo que nos dirigimos a ellos y no ha habido respuesta alguna. Nos sorprende la postura de la universidad, estamos sorprendidos. Entendemos que si no dicen nada, la universidad está a favor de este ataque al patrimonio", ha añadido Pardo.

Silencio administrativo

Las obras, que comenzarían este verano, pretenden que con la rehabilitación que se haga esta parte del Seminario se acoja la sede del vicerrectorado en Huesca, el aula magna, la sede de la biblioteca del Instituto de Estudios Altoaragoneses y salas para formación, entre otras cosas. "No nos oponemos a los usos culturales, ni a la solicitud de fondos europeos, sino a la desprotección y al destrozo, a la sinrazón de un proyecto que nos empobrece en lo cultural, lo patrimonial y lo sentimental. No podemos renunciar a una parcela tan importante de la historia de Huesca, de nuestra historia", indicaron desde la plataforma.

"Todo empezó en febrero de 2018, y hemos llegado a este momento después de realizar un enorme trabajo de estudio, documentación, redacción de informes, solicitudes a las administraciones y presentación de alegaciones y recursos en defensa de la integridad del monumental Seminario Conciliar", ha señalado en su discurso Violeta Gracia, presidenta de la Asociación de Vecinos Osce Biella. "Durante todo este tiempo el ayuntamiento nunca nos ha recibido, no se ha querido sentar a hablar con nosotros, nos castiga con el silencio administrativo y cortando los canales de participación ciudadana", ha recalcado.

"El abrazo al Seminario no es un fin en sí mismo, es el arranque de un conjunto de acciones por la vía administrativa, pero también en los tribunales para mantener la lucha por la integridad de una construcción secular", ha rematado.