La Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb) ha vendido en Aragón algo más de 1.430 activos inmobiliarios de toda tipología (viviendas y anejos, suelos y terciario) en los ocho años que lleva en funcionamiento. Suponen en torno al 30% de la cartera de casi 7.000 propiedades que el conocido como banco malo ha llegado a acumular en la comunidad, tras recibir el ladrillo tóxico de las entidades financieras rescatadas en la anterior crisis, entre ellas Caja3, de la que formaba parte la aragonesa Caja Inmaculada (CAI). Estas transacciones han alcanzado un valor económico total de 144,5 millones de euros, según la información facilitada por la empresa a este diario. En estas cifras no se contabilizaron los resultados de los primeros meses de 2021, en los que la compañía público-privada ha logrado cerrar un elevado número de operaciones.

Las instalaciones de Plaza en manos del banco malo, uno de los grandes activios que le traspasó la CAI. | EL PERIÓDICO

De todas las tipologías de producto (residencial, suelo y terciario), destacan las ventas de 930 viviendas desde la creación de la Sareb, cuyo capital está formado por bancos y aseguradoras (el 54,1%) y el Estado (45,9%), a través del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB). A estas hay que sumar 381 anejos (garajes o trasteros). En total en estos ocho años se han vendido más de 61 suelos y 61 activos en terciario, es decir, locales comerciales y oficinas.

Uno de los locales que vende, situada junto a la calle Miguel Servet. | ALTAMIRA

La ciudad de Zaragoza y poblaciones de su entorno metropolitano María de Huerva, La Puebla de Alfindén y Cuarte son los municipios que concentran la mayor parte de las ventas de vivienda del banco malo, junto con Calatayud y Jaca.

Frenazo por la pandemia

Las cifras ponen de relieve la dificultad para colocar en el mercado los devaluados bienes que provienen, en la mayoría de los casos, del pinchazo de la burbuja inmobiliaria de 2008. En los últimos meses, sin embargo, se ha acelerado la comercialización. De enero a mayo de 2021 (datos más actuales disponibles), la Sareb ha vendido 259 activos en Aragón por valor de casi 24,5 millones de euros, siendo las viviendas la tipología con más éxito con 182 unidades transferidas, la mayor parte de Zaragoza, María de Huerva y Calatayud. La práctica totalidad de los inmuebles residenciales se enajenaron en el mercado minorista y de particulares, siendo este el perfil del comprador que adquiere vivienda de la compañía.

De esta manera, se ha multiplicado casi por cuatro el número de propiedades vendidas en relación a las 62 del mismo periodo de 2020 y por cinco el importe ingresado por las operaciones, frente a los 4,6 millones de los cinco primeros meses del año pasado.

Este incremento anual de ventas se debe, según fuentes del banco malo, «al mayor dinamismo comercial» en comparación con la primera mitad del ejercicio pasado, en el que comenzó la pandemia y se decretó el estado de alarma, el confinamiento y, en algunos momentos, la paralización de actividades no esenciales.

Debido precisamente a los efectos de la crisis sanitaria, el balance comercial de 2020 fue más bien discreto, al cerrar la Sareb uno de los peores años. En todo el ejercicio vendió 324 unidades en la comunidad aragonesa por valor de 28 millones de euros, lo que representa alrededor del 3% sobre el conjunto de España. Este importe es poco mayor al logrado en solo los cinco primeros meses de este año.

1.375 viviendas en Zaragoza

Por el tipo de propiedad, destacaron 233 viviendas transferidas por un precio total de 22,3 millones y 74 trasteros y garajes. Zaragoza, María de Huerva, Cuarte, Calatayud y Jaca fueron nuevamente las localidades que acapararon el grueso de estas transacciones. También se colocaron 12 suelos por algo más 4,7 millones y en terciario se adjudicaron cinco activos por 564.000 euros.

Al cierre de 2020, la Sareb tenía en Aragón unos 4.480 activos de las diferentes tipologías con un valor aproximado que ronda los 705 millones de euros. La mayor parte de estas propiedades corresponden a viviendas, en concreto 1.646. Destacan asimismo 981 suelos, 405 bienes terciarios (locales y naves industriales) y 141 anejos o garajes.

Por provincias, Zaragoza acapara el 80% de las posesiones, con 3.655 activos valorados en 610,5 millones de euros. Algo más de un tercio de estos bienes inmuebles son viviendas (1.375), que en su mayor parte están situadas en la capital aragonesa (444), La Muela (246) y Cuarte de Huerva (142).

En Huesca, la compañía posee 567 activos, valorados en 80,4 millones de euros, de los que 181 son viviendas, entre las que destacan 63 en Sallent de Gállego. En Teruel, la cartera de inmuebles de la sociedad asciende a 258 activos con un valor aproximado de 14,1 millones. De estos, 92 son pisos y casas, la mitad de ellas (47) ubicadas en la capital turolense.