La Federación de Empresarios del Metal de Zaragoza (FEMZ) ha mantenido una nueva reunión de su Comité Ejecutivo en la que los empresarios han vuelto a expresar su preocupación por la falta de materias primas. El sector teme que el problema no se normalice hasta 2023.

La falta de suministros que viene afectando a las empresas del metal desde que comenzara el año continúa provocando serios problemas en su estructura de costes y organización, han lamentado. Los plazos de entrega están siendo difíciles de gestionar, los costes de transporte urgentes aéreos se están pagando a precio de oro e incluso, en algunos casos, no hay garantías de fecha de entrega.

Los empresarios aseguran que la situación es "caótica" y no hay perspectivas de que se solucione a corto plazo. Las subidas de precio han venido para quedarse a medio o largo plazo, dependiendo de la materia prima que se trate. Se prevé que la falta de ciertos metales pueda normalizarse a comienzos de 2022, pero el resto de materias no hay previsión de solución hasta 2023.

Este desabastecimiento está provocando que las empresas, a pesar de tener pedidos confirmados, se vean obligadas a retrasar su producción.

El sector prevé un final de año duro y teme que la subida de costes repercuta en los precios de los productos, lo que condicionará la recuperación de la economía.

IVA de la luz

Por otro lado, los empresarios del metal han denunciado la ineficacia de la rebaja del IVA anunciada por el Gobierno para hacer frente a las nuevas tarifas eléctricas. En la industria, como consecuencia de los procesos productivos, las empresas tienen contratada más de 10kw por lo que la bajada no les repercutirá.