La localidad de Trasmoz, en el somontano del Moncayo zaragozano, inauguró el pasado fin de semana un parquin para autocaravanas dotado de siete plazas dobles ampliable a 12.

El acto se hizo coincidir con la jornada de brujería que celebra tradicionalmente esta localidad y que estos dos últimos años se ha visto afectada por las restricciones de la pandemia de covid-19.

Numerosas personas se vistieron con ropajes de brujas y brujos para dar realce a la puesta en marcha del nuevo servicio y, de paso, recordar que el pueblo tiene una profunda vinculación con el mundo esotérico, como ya recogen las leyendas popularizadas por el escritor romántico Gustavo Adolfo Bécquer.

"La idea es ampliar el recinto con nuevas plazas", ha señalado Jesús Andía, alcalde de Trasmoz. "Su creación era una necesidad porque, de unos años a esta parte, ha crecido mucho esta forma de viajar y porque, además, el Moncayo y su entorno cada vez tienen más tirón", ha añadido.

Brujas y brujos, el pasado domingo, en la explanada del nuevo estacionamiento de Trasmoz. SERVICIO ESPECIAL

Ampliación de la oferta

Quienes aparquen en el estacionamiento podrán visitar tranquilamente la pequeña localidad y en particular su castillo, situado en el punto más alto. La estrechez de las calles dificulta moverse con autocaravanas por Trasmoz, que también dispone de espacios para estacionar coches y motocicletas.

"Próximamente se va a reabrir el castillo, donde se han hecho mejoras", ha señalado Andía, que ha hecho hincapié en que se ha señalizado rutas para recorrer en bicicleta que permiten conocer de cerca las estribaciones del Moncayo.

Además, Andía ha indicado que el bar restaurante existente completa una oferta caracterizada por la elaboración de quesos, miel y jabón de forma artesanal.