La Guardia Civil de Teruel ha investigado a una persona en el Bajo Aragón por un presunto delito contra la protección de la flora, fauna y animales domésticos, después de haber atrapado un gato doméstico con un cepo de su propiedad.

Según informan desde la Comandancia de Teruel, la patrulla del Seprona de la Guardia Civil de Alcañiz recibió a principios del mes de julio una denuncia por parte de los vecinos del investigado en la que se avisaba de la colocación de un cepo en el que fue atrapado un gato doméstico.

El animal quedó sujeto por una cadena y suspendido en la reja de la vivienda, aunque fue rescatado a tiempo por los denunciantes, que lo trasladaron al Hospital Veterinario Universitario de Zaragoza, donde fue atendido, y posteriormente a su domicilio particular, donde se recupera bajo tratamiento.

Métodos prohibidos

Las posteriores indagaciones llevadas a cabo por los componentes de la Guardia Civil permitieron la investigación de una persona, a la que se le atribuye la autoría de los hechos y un presunto delito contra la protección de la flora, fauna y animales domésticos.

Te puede interesar:

La colocación de jaulas trampas es un método prohibido por ser masivo y no selectivo, puesto que se pueden capturar especies silvestres, algunas de ellas protegidas.

El cepo utilizado fue intervenido y tanto las diligencias instruidas, como la persona investigada, han sido puestas a disposición del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Alcañiz.