El Salud reconoce una deuda de 36 millones de euros con los médicos jubilados de manera forzosa por el Gobierno de Aragón del PP-PAR liderado por la conservadora Luisa Fernanda Rudi. Una cuantía que se suma a los 10,7 millones de euros que, según fuentes del Departamento de Sanidad del Ejecutivo autonómico, ya se han abonado a los profesionales sanitarios afectados por el llamado «Plan de Ordenación de Recursos Humanos del Salud» que adelantó la edad de jubilación de los 70 años a los 65 y que fue tumbado por el Tribunal Supremo en el verano de 2018.

En total, el Gobierno aragonés reconoce ahora que el despido forzoso de los médicos le ha supuesto a las arcas públicas más de 46,7 millones de euros, una cifra muy cercana a los 50 millones de euros que estimaban los afectados. Ocho años después, la DGA sigue debiendo la mayor parte de lo que los jueces le insisten que pague, 36 millones. De ellos, el déficit con la Seguridad Social asciende a 22 millones.

Fuentes del Departamento de Sanidad señalaron que «desde 2019 se han abonado ya 10,7 millones de euros en indemnizaciones totales o parciales a 109 sanitarios de un total de 171 demandantes». La medida de la jubilación forzosa llegó a afectar a 580 profesionales, de los que solo algunos --menos de 200-- han llegado hasta el final del litigio. Según fuentes oficiales, un total de 39 médicos lograron recuperar su empleo al llegar la sentencia del Supremo antes de que cumplieran los 70 años. A día de hoy, sigue rigiendo el mismo estatuto que intentó cambiar el Gobierno del PP-PAR y los médicos aragoneses pueden jubilarse, como máximo, a los 70 años, aunque también pueden retirarse antes.

Desde mediados del mes de mayo, el Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA) ha vuelto a emitir nuevos autos en los que reclama al Salud el pago de la deuda pendiente. En concreto, hay más de 60 trabajadores que todavía no han percibido las cuantías totales que incluyen los salarios, los complementos y los trienios que dejaron de percibir al ser jubilados anticipadamente, así como los intereses acumulados por el retraso en el pago.

Ante la premura que exige el TSJA en el abono de la deuda, fuentes de Sanidad aseguraron que los 36 millones de euros pendientes se empezarán a pagar "en los próximos meses".

Los médicos afectados consultados por EL PERIÓDICO denuncian el «retraso» del Gobierno de Aragón en el pago de la deuda. Recuerdan que, "aunque fue el Gobierno de Rudi quien dio este hachazo a la sanidad pública, llevamos dos legislaturas con gobiernos del PSOE que tampoco han solucionado el problema". Estas mismas fuentes denunciaron la carga para las arcas públicas que supuso la decisión del Gobierno del PP-PAR. "Fue un despropósito para sangrar a la sanidad pública que ahora tienen que pagar los ciudadanos, además, sin haber recibido el servicio de nuestro trabajo", lamentó uno de los primeros facultativos despedidos en 2013.