Un total de 176 residentes MIR se han incorporado este año a los centros de la provincia de Zaragoza. Medicina Familiar y Comunitaria, Pediatría y Antestesiología y Reanimación son las especialidades más numerosas. De total de futuros especialistas, 129 (de los que 100 son mujeres) corresponden al sector Zaragoza 2, que comprende el hospital Universitario Miguel Servet y 21 equipos de Atención Primaria.

Mario Bautista, residente en Neurología..

Mario Bautista, residente en Neurología.. ANDREEA VORNICU

El hospital acogió este miércoles un acto de bienvenida (con todas las medidas covid) donde la ilusión por comenzar la residencia y los nervios estaban a la orden del día, siempre con la pandemia como telón de fondo, ya que a muchos les ha cambiado la vida. A otros, lo hará la residencia que ahora comienza.

Mª Carmen Orts, médico de Familia.

Mª Carmen Orts, médico de Familia. ANDREA VORNICU.

Es el caso de Mari Carmen Orts, una sevillana (de Carmona), que ha estudiado Medicina Familiar, y que afronta esta etapa «con ganas de ayudar pero con miedo porque no sabemos cómo vamos a encontrar la presión asistencial». Ella iba para pediatra, pero Familia «es más versátil» y su vida ha dado un giro importante, ya que hace una semana que llegó a Zaragoza con su pareja, también residente, en su caso de maxilofacial. «Le quitaron la plaza en Sevilla», explica y decidieron venirse a Zaragoza porque «es lo que más se parece a Sevilla», dice, quizá por el calor. Nunca había estado en la capital aragonesa, por lo que tiene «miedo» pero también ilusión por esta nueva etapa, «conocer la ciudad» y poner su granito de arena para luchar contra la pandemia.

Mario Bautista ya ha comenzado su residencia en Neurología en el Servet. Reconoce que el «covid llega a todos los sitios, bien sean cefaleas o alteraciones del equilibrio» pero nada que ver con otras especialidades. Por eso, intentará desde «mi inexperiencia» hacer todo lo que pueda para «contener la pandemia», que le cambió la vida y de pasar el curso en Zaragoza lo hizo en su pueblo, Aínsa, eligió especialidad de forma telemática.

En cuanto a la culpabilización de los jóvenes por esta sexta ola, no cree que sea así puesto que «no están vacunados» y aunque «se han visto imágenes poco adecuadas, son minoría».

El zaragozano Guillermo Embid cree que «con un poco de cabeza» se podrá superar esta situación, que no solo afecta a los jóvenes. Es enfermero y hoy elegirá entre el Centro de Salud de Las Fuentes Norte y el de Torre Ramona. Su trabajo estará marcado por el covid porque «todas las actividades comunitarias como paseos saludables o excursiones» se han suspendido y lo que van a hacer será «trabajar; Vacuna, citas y poco más». Le da pena porque esa parte «más comunitaria» se va a cortar.

Antes del acto, el jefe de Estudios de Atención Familiar y Comunitaria, aseguró que los 28 que se incorporan a esta especialidad son un récord (20 el año pasado). Es una especialidad muy «demandada» porque los estudiantes reclaman ese contacto «con los pacientes» y el trabajo combina la tecnología con el trabajo de campo. Además, destacó que en estos momentos hay que atender enfermos covid con los que «tienen las demandas de siempre», crónicos, cardiópatas, hipertensos».

Por su parte, desde el Colegio de Médicos de Zaragoza también se dio la bienvenida, en una nota, al tiempo que e insistió en la necesidad de que aumenten progresivamente el número de plazas MIR para paliar el déficit de médicos especialistas. Al mismo tiempo, destacó la labor de los médicos tutores y recordó la necesidad de crear la necesidad de Urgencias.