El Erasmus, conocido como el programa europeo de intercambio de estudiantes, evoca destinos muy apetecibles como las ciudades de Oporto, en Portugal, o Milán, en Italia. ¿Pero se han imaginado un Erasmus hacia los pueblos más recónditos de Aragón? Una veintena de estudiantes extranjeros han decidido apostar por el mundo rural aragonés, y se han trasladado hasta municipios como Daroca, Cubel, Herrera de los Navarros, Ejea de los Caballeros o Bubierca para hacer las prácticas de sus titulaciones durante los meses de verano. Estos estudiantes proceden de Italia, Francia, Portugal y Rumanía; los hay de las ramas de Arquitectura e Ingeniería, pero también de las ciencias de la salud: Medicina, y este círculo se extiende a otras disciplinas como Lengua y Literatura, Turismo o Derecho. Todos ellos llegan para adquirir experiencia laboral en sus respectivas carreras. 

Para hacer realidad el proyecto, Unita Movilidad Rural, la DPZ, y la Universidad de Zaragoza han firmado un convenio en el que la institución provincial se compromete a aportar 30.000 euros para financiar a los estudiantes una beca de estudios y los gastos que supone el viaje, alojamiento y manutención. La vicepresidenta de la DPZ, Teresa Lardero, ha visitado Daroca para conocer las primeras impresiones de los universitarios y ha resaltado el impacto que tienen en estos pueblos: "Los estudiantes no solo mejoran su formación sino que se involucran en la vida de nuestras localidades".

Mohammed Bouraya, estudiante de Lengua y Literatura Modernas en la Universidad de Turín, ya se ha incorporado a la oficina de turismo de Daroca. El alcalde de la localidad, Álvaro Blasco, se ha mostrado «encantado» y ha calificado como "muy positiva" esta iniciativa: "Mohammed habla cinco idiomas y nos va a ayudar mucho tanto en la oficina de turismo como en las relaciones con la población inmigrante que vive en nuestro municipio, se está adaptando muy bien al trabajo".

Lucía Busoi, estudiante de Derecho en la Universidad del este de Timisora (Rumanía), y Léane Bonnin, estudiante de Ingeniería en la Universidad de Savoya Mont-Blanc (Francia), se han instalado en Cubel. Allí han comenzado a realizar sus labores de gestión y administración en el ayuntamiento.

Los pueblos se llenan, durante los meses de verano, de gente con raíces en estas localidades que llegan allí para desconectar. A ellos se suman esta veintena de estudiantes que conocerán una nueva vida; una vida alejada de las grandes urbes, de la polución y las aglomeraciones. Seguro que no falta la mítica pregunta: ¿Tú de quién eres? Y es que el verano, por norma general, es alegría. Pero el verano para el pueblo es la vida.