Las tormentas y la lluvia cruzaron este sábado buena parte de las provincias de Zaragoza y Teruel, dejando granizo en algunas localidades, aunque sin provocar graves daños ni en cultivos ni en la circulación a nivel general, tal y como confirmaron fuentes de la Delegación del Gobierno en Aragón.

Sin embargo, la localidad de Ibdes (Comunidad de Calatayud) registraron una de las granizadas más severas, con piedras de gran tamaño. Ramón Duce, alcalde de la localidad, explicó que se espera "una afección fuerte" en el viñedo y también en los cultivos de almendra y melocotón «aunque en menor medida».

El golpe llegó sobre las 16.00 horas, cuando después de la tormenta con lluvia, cayó "granizo en seco, con piedras de tamaño importante durante aproximadamente cinco minutos, lo suficiente para dejar todo machacado".

Las trombas de agua y granizo se repartieron por las comarcas Campo de Cariñena, Campo de Daroca, Calatayud y en distintas localidades de Teruel.

Adolfo Simón, concejal de Agricultura en el Ayuntamiento de Cariñena, explicó que la granizada se prolongó durante más de 20 minutos. "Aunque hay zonas afectadas, no estimamos daños demasiado importantes al viñedo", manifestó. Unos daños que se espera que "no se noten prácticamente en la producción de kilos de uva".

El alcalde de Calamocha, Manuel Rando, señaló que la tromba de agua y el granizo caído en la localidad, igual que en la vecina Daroca, no dejaron daños graves ni en cultivos ni en el casco urbano.

En Teruel, según informó el 112, tres localidades perdieron el suministro eléctrico y telefónico a causa de las tormentas, Fonfría, Bea y Allueva.