La ministra de Defensa, Margarita Robles, ha visitado este lunes la Unidad Militar de Emergencias (UME) en Zaragoza, donde ha impuesto 10 medallas a participantes en la operación Balmis, y el 43 Grupo de Fuerzas Aéreas, que está fletando hidroaviones para combatir los incendios que asuelan Turquía. De momento han despegado dos hidroaviones anfibios y un avión de transporte.

En la visita ha estado acompañada en todo momento por la nueva ministra de Educación, la exdelegada del Gobierno en Aragón, Pilar Alegría.

Robles ha conocido de primera mano el IV Batallón de la UME, que en lo que va de año ha intervenido ya en la extinción de cuatro incendios forestales: uno en Aragón (Graus) y tres fuera de la comunidad, dentro de su zona de responsabilidad: Vera de Bidasoa (Navarra), Autol-Yerga (La Rioja) y Santa Coloma de Queralt.

En ese último, el jefe del batallón, el teniente coronel Manuel Montero, ha explicado a la ministra que los efectivos tuvieron que realizar un rápido repliegue debido a que se formó un fenómeno conocido como pirocúmulo que derivó a los pocos minutos en una lluvia de fuego, que afectó a 400 hectáreas.

Los pirocúmulos se forman cuando se da un fuego de fuerte intensidad mezclado con una elevada humedad. El humo se concentra hasta crear una nube de gran desarrollo que se cierne sobre la zona incendiada. Según las circunstancias, este fenómeno se diluye, se aleja o se desploma, como ocurrió en Santa Coloma de Queralt.

La ministra impone una medalla a un miembro de la UME por su participación en la operación Balmis. JAIME GALINDO

Colaboración con otros cuerpos antiincendios

El IV Batallón de la UME también desplegó sus efectivos en enero, con motivo de la borrasca Filomena, tanto en Aragón (Castellote, Daroca y Borja) como en el aeropuerto de Barajas en Madrid, que se vio muy golpeada por el temporal de nieve.

El IV Batallón de la UME está compuesto por 460 efectivos encuadrados en cuatro compañías, con sus respectivos pelotones y secciones, y cuentan con sus propios medios de extinción, lo que les da una gran capacidad de actuación. El 68% de su actividad gira en torno a los siniestros forestales.

La característica que lo diferencia del resto de batallones del mismo tipo, cinco en total, es que posee un pelotón especializado en rescates en montaña, según ha explicado el teniente coronel Montero, que ha calificado de "lujo" el hecho de colaborar con los cuerpos de extinción de incendios de las comunidades autónomas por la posibilidad de aprender y compartir técnicas sobre las labores de extinción de fuegos.

Margarita Robles se agacha para recoger una medalla que se ha caído al suelo este mediodía en la Base Aérea. JAIME GALINDO

"Es difícil entender Aragón sin las fuerzas armadas y tampoco se pueden entender las fuerzas armadas sin Aragón", ha dicho Margarita Robles. La ministra ha impuesto diez medallas a otros tantos miembros de la UME por su papel decisivo en la operación Balmis y ha visitado el Centro de Operaciones del Batallón (COB), donde se hace el seguimiento de las intervenciones en casos de emergencia, así como el destacamento de los aviones anfibios del 43 Grupo de Fuerzas Aéreas del Ejército del Aire en la Base Aérea de Zaragoza.

Cinco millones de llamadas

Durante su visita, la ministra de Defensa, Margarita Robles, ha señalado además que los rastreadores militares han efectuado cinco millones de llamadas en su labor de cooperación con Sanidad en todo el país para el seguimiento de casos positivos de covid-19. La ministra ha explicado que, aunque reducido en número, esta entrega servía para «reconocer y agradecerles de todo corazón el esfuerzo» en el combate contra la pandemia. Un trabajo «espectacular», señaló la ministra.