La reserva de agua embalsada en la Cuenca del Ebro asciende a 5.296 hectómetros cúbicos, lo que representa un 67 por ciento de la capacidad total, según los datos facilitados este lunes por la Confederación Hidrográfica del Ebro.

En la misma fecha, la reserva de 2020 se elevó a 6.066 hectómetros cúbicos, el 77 por ciento de la capacidad. El promedio de los últimos cinco años, de 2016 a 2020, ha sido de 5.507 hectómetros cúbicos, el 70 por ciento.

En la actualidad, no se supera la reserva promedio de los últimos cinco años y se está por debajo de la cifra de 2020 pero por encima del mínimo, que se produjo en 2017.

La reserva actual de los embalses de la margen derecha es de 418 hectómetros cúbicos, un 66 por ciento de su capacidad. La reserva del año anterior es de 462 hectómetros cúbicos, lo que representa un 73 por ciento. El promedio de los últimos cinco años ha sido de 344 hectómetros cúbicos, un 54 por ciento, y el mínimo de lo últimos cinco años, un 233 hectómetros cúbicos, un 37 por ciento.

La energía hidroeléctrica potencial en esta fecha es de 2.783 (GWh), lo que representa un 60 por ciento de la capacidad máxima de la Cuenca del Ebro.