Un vecino de Zaragoza no tendrá que devolver una deuda que ascendía a 38.600 euros después de que el juzgado de primera instancia número 1 de Zaragoza le haya exonerado de ello según una sentencia en la que se aplica la Ley de Segunda Oportunidad, que entró en vigor en 2015. Es lo que se conoce como beneficio de exoneración del pasivo insatisfecho (BEPI), con lo que se anulan los impagos que tenía acumulados en los últimos años. 

El hombre había adquirido un vehículo hace ya unos años, pero en el 2010, en plena escalada de la crisis económica, se quedó en el desempleo y no pudo asumir las cuotas, lo que le llevó a dejar de pagar el préstamo. 

Este zaragozano trató de negociar la deuda con la financiera e intentó cubrir algunas de las cuotas del crédito durante unos meses, tras los cuales consiguió un nuevo empleo. Sin embargo, poco después unos amigos le pidieron el favor de pedir un préstamo a su nombre y él, finalmente, accedió. Pero estos dejaron de pagar al poco tiempo y comenzó a recibir reclamaciones de pago. 

Esta situación le llevó a tener dos cargas a las que hacer frente, la del coche y la del crédito de sus amigos. Además, arrastraba una deuda con el Ayuntamiento de Zaragoza y con la Agencia Tributaria. 

La sentencia del juzgado número 1 de Zaragoza le ha permitido librarse de la deuda privada pero no de la pública, si bien, el fallo le permitirá afrontar la deuda con estas dos administraciones mediante un plan de pagos a 40 meses para su cancelación. Todo ello, a pesar de que la Ley de Segunda Oportunidad no contempla la cancelación de deudas públicas, solo privadas.  

La situación de este hombre le llevó a presentar una declaración de concurso el 20 de mayo del 2020 y, tras la sentencia, ha podido quitarse de encima una losa de más de 38.000 euros, según apuntan desde Repara tu Deuda Abogados, que subrayan que la Ley de Segunda Oportunidad es cada vez más frecuente entre particulares y autónomos. De hecho, el despacho apunta que en los últimos meses se ha incrementado «considerablemente», el número de personas que se acogen a esta ley. 

Cinco casos en Aragón

Este despacho, que se ocupa exclusivamente de este tipo de casos, asegura que en los últimos años ha logrado superar los 50 millones de deuda cancelada, lo que ha beneficiado a un total de 450 personas. 

La ley de Segunda Oportunidad permite la cancelación de deudas entre particulares y autónomos de personas que sufren una situación de sobreendeudamiento, siempre que cumplan con los requisitos de actuar de buena fe y que ese pasivo no supere los cinco millones. En Aragón, donde el despacho dice tener alrededor de 300 clientes que quieren acogerse a este sistema, ya son cinco las sentencias de este tipo.