Lambán insiste en ampliar Plaza para atender las nuevas demandas

El presidente presume de recibir importantes peticiones para implantarse en la plataforma. Resta importancia a que Amazon se lleve al polígono Centrovía su centro de devoluciones.

Obras en la zona donde se va a levantar la nave de Amazon en el polígono de Plaza. | ÁNGEL DE CASTRO

Obras en la zona donde se va a levantar la nave de Amazon en el polígono de Plaza. | ÁNGEL DE CASTRO / IGNACIO MARTÍN

Ignacio Martín

Ignacio Martín

Javier Lambán aprovechó la mañana de visita al yacimiento de la villa romana de La Malena, en Azuara, para hacer un repaso de los temas de actualidad, entre ellos alguno de los que está en ebullición como Plaza, donde el presidente insistió en lo que ya avanzó en febrero: se está trabajando en futuras ampliaciones que deben servir para satisfacer la creciente demanda que, según el jefe del Ejecutivo, tiene la plataforma logística zaragozana.

«Hace seis años, Zaragoza y Plaza eran una marca que desde el punto de vista de la logística estaba arruinada. Eso es lo que recibimos del Gobierno anterior. Pero ahora goza de un prestigio inmenso, tenemos muchísimas peticiones, demandas de implantación muy importantes y debemos gestionar ampliaciones de la propia plataforma para dar cabida a las nuevas demandas que irán con toda seguridad in crescendo. Actuaciones como el corredor Cantábrico-Mediterráneo o la autopista ferroviaria han incrementado aún más nuestra reputación. Además, polígonos adyacentes como el de La Muela también se van a beneficiar», explicó el presidente aragonés, que no quiso avanzar ni los nombres ni el número de las firmas que están interesadas en aterrizar en Zaragoza. «Tenemos que ser absolutamente discretos», remató Lambán en referencia a ese futuro crecimiento de Plaza, que está aún dando los primeros pasos.

El presidente también se refirió a la llegada de un nuevo centro logístico de Amazon al polígono Centrovía, ubicado en La Muela, que conllevará la creación de 1.500 empleos, una operación «que yo no desvelé» pero que, a su juicio, supone una «excelente» noticia, que sigue la estela de anteriores incorporaciones de empresas atraídas «por el prestigio inmenso» que atesoran las marcas de Zaragoza y Plaza.

Amazon abrirá un cuarto almacén en Zaragoza en otoño de 2022, según publicó Heraldo. La planta centralizará las devoluciones del sur de Europa y la multinacional estadounidense del comercio electrónico redobla así su apuesta por Zaragoza. Pero lo hará en Centrovía y a cambio de abonar 18 millones de euros por hacerse con más de 14 hectáreas en el polígono de La Muela, no en Plaza, ni reportando ingresos a la sociedad que gestiona la DGA, lo que supone, según ha podido saber este diario, una oportunidad perdida para la plataforma logística de referencia en la venta de suelo de este tipo. La imposibilidad de satisfacer esas necesidades de suelo para levantar una gigantesca nave de 36.018 metros cuadrados, han llevado a Amazon a trasladar su proyecto, el centro de devoluciones más importante del sur de Europa, a un recinto que está fuera de Plaza. Próximo a sus otros almacenes ya confirmados, pero fuera.

Se trata, por tanto, de una operación, esta adquisición de suelo, que durante meses estuvo encima de la mesa del Gobierno aragonés y que finalmente no consiguió cerrar con Amazon. Esos 1.500 empleos en tres turnos de trabajo sí beneficiarán a la comunidad, pero esos 18 millones de euros no llegarán a la sociedad pública, algo que, a la vista de las declaraciones de Lambán, no da demasiada importancia el Ejecutivo.

Plaza no ha dado más de sí en la apuesta logística de Amazon por Aragón, que también el próximo año inaugurará un centro innovador en la plataforma y antes de terminar 2021 ya operará su primera estación logística en ella. Mientras tanto, sigue la construcción de sus tres centros de datos de Amazon Web Services (AWS) en Huesca, Villanueva de Gállego y El Burgo de Ebro. Respecto al centro logístico innovador que tendrá más de 52.000 metros cuadrados en Plaza, tendrá como objetivo almacenar y gestionar productos de pequeño y gran tamaño, que posteriormente serán procesados y enviados a otros centros logísticos, apoyando operaciones en toda Europa.