La Asociación Agraria Jóvenes Agricultores de Aragón (Asaja) ha solicitado a las administraciones competentes un plan de abandono de la ganadería extensiva, dotado con presupuesto suficiente, sencillo en su tramitación "y que no deje a nadie atrás", ante el "imparable avance" de los depredadores de la ganadería extensiva y la imposibilidad de la convivencia con los mismos.

Así se ha pronunciado Asaja tras los últimos ataques de lobo a rebaños de ovino ocurridos la semana pasada en la zona de la Jacetania. La entidad advierte de una expansión "imparable" de los depredadores de la ganadería extensiva, que ocupan gran parte del territorio y que cuentan con una "clara ventaja frente a los indefensos rebaños y ganaderos".

Asaja ha estimado que las administraciones "han elegido a la depredación frente a la ganadería extensiva" y que ahora "tendrán que acarrear con todas las consecuencias".

Además, ha asegurado que se está "hurtando información" a los ganaderos de las zonas con presencia de estos animales, principalmente oso y lobo, así como poniendo en riesgo "no solamente la forma de vida de los ganaderos, sino también la propia integridad física de los habitantes del medio rural".

Esta organización en Aragón, y sus homólogas en Navarra y Lleida, que forman parte de la Plataforma Transpirenaica, han reclamado una reunión de esta entidad, en septiembre, para estudiar la situación y plantear las acciones que se han de seguir.