"Como cualquier otro día". La opinión de un usuario no deja lugar a dudas sobre la baja incidencia que esta mañana ha tenido la huelga del tranvía en Zaragoza, pese al inicio del curso escolar. El paro, al que seguirá otro a mediodía, estaba convocado de 6.45 a 9.15 horas. Pero en ese tramo horario no se han visto aglomeraciones mayores de las habituales en las paradas.

Había viajeros esperando, aunque no más que otros días. Y los convoyes pasaban medio llenos. A lo sumo, algunos iban casi repletos, con muchas personas de pie en los vagones. Pero eso no es ninguna novedad: sucede a menudo durante la semana laboral.

"Se ve todo normal", asegura un trabajador municipal que realiza labores de limpieza en la parada de la plaza de Aragón. "No veo más personal que otras veces", asegura.

De hecho, los tranvías pasan con una elevada frecuencia en ambos sentidos, hacia Mago de Oz y hacia la Academia General Militar. Sorprende que, en algunos momentos, tan pronto como se ha ido un convoy llega otro al mismo sitio, de forma que cuando, al poco, aparece un tercer tranvía ni deja ni recoge viajeros.

"Es que los servicios mínimos son del 60%, muy altos, por no decir abusivos", explica Sergio en la marquesina de la plaza de España. Él toma este medio de transporte a diario y no nota mucha diferencia con la jornada anterior, cuando no había huelga.

Con todo, Sergio, que se solidariza con los trabajadores de la empresa de transporte, ha tomado precauciones. "Me he venido a coger el tranvía a la plaza de España porque aquí se apea mucha gente y es más fácil que haya plazas libres", afirma.

Un tranvía cada diez minutos

"En la primera parada, la de Mago de Oz, me he subido como todas las mañanas", señala Francisco Gascón. "Pero a partir de la segunda y la tercera ya se han llenado los vagones", comenta.

"Es como cualquier otro día", dice Pedro Giménez, que se ha bajado en la plaza de España. De hecho, por este punto de la ciudad están pasando tranvías cada cinco minutos hacia Valdespartera y cada 10 minutos, aproximadamente, en dirección al Actur. Por ello no da tiempo a que el andén se llene de viajeros.

"En la Chimenea todo estaba como si no hubiera huelga", indica Sandra, que ha venido al centro de compras. "No hay ningún problema para moverse".

Pero la jornada no ha hecho más que empezar. Aún falta por ver qué efecto tendrá el paro a otra hora punta, entre las 13.00 y las 15.30 horas.

Las interrupciones del servicio son consecuencia del pulso entre la concesionaria, Tranvías de Zaragoza SA, y el comité de empresa, por discrepancias sobre aumentos salariales, horas de trabajo y días festivos.

El 65% de los conductores secunda los paros parciales

Según informa Europa Press, el 65 por ciento de los conductores ha secundado los paros parciales del tranvía que se han desarrollado este miércoles, 8 de septiembre, como medida de presión a la empresa para alcanzar un acuerdo sobre el convenio laboral.

La séptima convocatoria de paros parciales en hora punta a partir de este miércoles, 8 de septiembre, fecha de inicio del curso escolar, tienen lugar de lunes a viernes, de 06.45 a 09.15 horas y de 13.00 a 15.30 horas.

El seguimiento de los paros parciales por parte del resto de colectivos ha sido del 0 por ciento han informado desde Los Tranvías de Zaragoza en una nota de prensa.

Asimismo, el servicio prestado durante los tramos horarios de paros parciales ha sido de entre el 70 y el 80 por ciento. Los servicios mínimos decretados por el Ayuntamiento de Zaragoza están establecidos en un 60 por ciento.