La factura del agua de los turolenses no subirá tanto como se esperaba. El ayuntamiento de la ciudad y la empresa que gestiona el suministro de aguas han llegado a un acuerdo por el cual el aumento del recibo pasa de un 26% a un 2%.

La alcaldesa de Teruel, Emma Buj, ha comunicado que después de un año de “intensa negociación”, la factura congelada desde 2015, se incrementará tan solo el dos por ciento. Este incremento será visible en la factura de los ciudadanos a partir del 1 de diciembre.

La empresa de aguas llevó al ayuntamiento a juicio y la sentencia refleja que la adjudicación se basaba en datos de consumo no reales. El contrato firmado preveía un incremento del consumo del 1,5% anual, que no ha sido tal. Y el fallo judicial obligaba al gobierno a aprobar una subida del 26%.

 El acuerdo también refleja que los ingresos que recibe el ayuntamiento se verán reducidos, de los 750.000 euros al inicio de la concesión a 227.144 euros. La alcaldesa ha asegurado que esto no supone un problema gracias a “la situación económica saneada con la que cuenta el ayuntamiento".

Por otro lado, el aval de 6.000.000 de euros que la empresa mantenía para poder llevar a cabo las obras necesarias desaparece y el importe de las obras queda fijado en 4.600.000 euros más IVA de los cuales 2.614.753,15 euros están ya ejecutado o en trámite de ejecución.

La alcaldesa ha recordado que cuando se adjudicó el contrato del servicio de abastecimientos y alcantarillado de la ciudad, en julio de 2010, contó con el apoyo del equipo de gobierno del momento formado por el PSOE y el PAR. Ha remarcado que tres funcionarios municipales votaron en contra y que la adjudicación se decantó gracias al voto de calidad del entonces alcalde Miguel Ferrer.

El equipo de gobierno se ha visto muy satisfecho de haber alcanzado este acuerdo y remarcan que la factura del agua se considera “una cuestión fundamental” para el Ayuntamiento de Teruel