La incidencia acumulada de coronavirus a 7 días es actualmente de 33 casos por cada cien mil habitantes, «la menor desde junio» del año pasado; y de 75 a 14 días, según ha asegurado esta mañana la consejera de Sanidad Sira Repollés, durante la inauguración del mural que luce la fachada del Hospital Infantil, que pretende dar una imagen de alegría, modernidad, amabilidad y acogimiento. Y ante esa imagen colorida y sanadora, Repollés ha vaticinado que «en breve» se «relajarán» las limitaciones y la comunidad entrará en la fase 1 (sin restricciones, solo con medidas no farmacológicas como la mascarilla y la distancia social, que dependen del Ministerio de Sanidad). Para conseguirlo, la incidencia tendría que bajar a 25 casos por 100.000 habitantes y en los últimos días ese descenso es «lento» pero podría acelerarse si «podemos incrementar el ritmo de vacunación» y llegar a esos colectivos de entre 20 y 35 años que aún no se han puesto la primera dosis. Cuando esto suceda, «podríamos dar por concluido el grueso de la pandemia», ha señalado la consejera.

En estos momentos, la incidencia en Aragón es una de las más altas del país, junto con las comunidades autónomas vecinas del corredor del Ebro, ha dicho Repollés. Esta situación, ha explicado, puede deberse a dos factores: por un lado, al «incremento de la movilidad» y, por otro, al tipo de población, que es «mayor y muy residencializada» y, por lo tanto, población «más susceptible a que pueda padecer el covid como enfermedad grave». En cuanto a la sexta ola, que comenzó el 28 de junio, ha reconocido que los datos actuales están «por encima» de la media nacional pero «no son sensiblemente importantes» puesto que cuando se va reduciendo el número de contagios, «en dos o tres días se pueden igualar las cifras». De hecho, ha hecho hincapié en que la semana pasada «estábamos estancados» y ahora «bajan con rapidez y no son muy diferentes al resto».

Como ya hizo a principios de esta semana, Repollés ha afirmado que presentará al Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA) hoy o ya «el lunes o el miércoles» la orden para poder «incrementar aforos, actividades y horarios» en el ocio nocturno en aquellos locales que soliciten el certificado de vacunación. Si da luz verde «podemos permitirnos más flexibilidad». Y ha precisado: «Los que pidan certificado de vacunación podrán incrementar sus aforos, permitir el consumo en barra y de pie y bailar». Sin embargo, también ha dicho que para estos días no cree que esté vigente por los ritmos de la justicia, por lo que, si se aprueba, ya sería para la semana siguiente, puntualizó. Aún así, le ve vigencia porque es «una herramienta que tiene que estar presente por si hay necesidad de utilizarla» en el futuro.

La consejera de Ciudadanía, María Victoria Broto, mostraba en los últimos días cierto miedo a la hora de la celebración de la semana cultural del Pilar; un sentimiento que Repollés ha calificado de «precaución» puesto que habrá un «incremento de la movilidad y de las agrupaciones sociales», así como aglomeraciones en las actividades culturales, que, ha reiterado, han recibido el visto bueno de Sanidad. La consejera ha mostrado su «preocupación» y apelado a la «responsabilidad», sobre todo de los que «no están vacunados», para que lo hagan, porque esa inmunización es «imprescindible para que esto acabe».

Preguntada por si la peatonalización del centro puede invitar a esas aglomeraciones, dijo que los cortes de tráfico son por «seguridad, no de efecto llamada» para que la población «pueda deambular» y evitar accidentes.