El Departamento de Ciudadanía del Gobierno de Aragón, a través de la Dirección General de Igualdad y Familias, ha atendido en lo que va de año a 181 personas que han accedido a los servicios que ofrecen una atención integral para garantizar la igualdad y la no discriminación en la Comunidad.

La directora general de Igualdad y Familias del Gobierno de Aragón, Teresa Sevillano, ha apuntado en rueda de prensa que el objetivo de este servicio es ofrecer una "atención integral" a todas las personas que hayan sufrido algún tipo de discriminación y prestarles asesoramiento, mediación, atención psicológico y apoyo jurídico.

Aragón cuenta con un espacio específico de atención para la igualdad y la no discriminación, que empezó a funcionar en 2017 y que durante este último año se ha reforzado poniendo a disposición de la ciudadanía nuevos servicios, todos ellos de carácter gratuito.

Desde el servicio de apoyo psicológico especializado se han atendido a 36 personas; desde el de mediación e intervención comunitaria han dado respuesta a 11, mientras que desde el servicio de formación prelaboral para la inserción laboral de mujeres trans en situación de vulnerabilidad se ha atendido a 19 personas.

Un total de 70 personas han recurrido al servicio de atención integral a personas LGTBI y sus familiares, lo que lo convierte en uno de los más demandados, y el servicio de orientación y asistencia jurídica, puesto en marcha hace cuatro meses, ha atendido a 17.

Un 37,5 % de las consultas planteadas durante este año en el espacio para la igualdad y la no discriminación han tenido que ver con la orientación sexual, expresión o identidad de género, y el 14,3 % han estado relacionadas con la discapacidad, informan fuentes del Departamento de Ciudadanía del gobierno de Aragón.

El servicio de orientación y asistencia jurídica, por su parte, ha atendido fundamentalmente cuestiones que tienen que ver con agresiones verbales, acoso por razón de raza y posibles delitos por aporofobia, ha dicho la responsable del servicio, Patricia Luquín.

Este servicio pionero y "necesario", que se presta desde el Real e Ilustre Colegio de Abogados de Zaragoza, tiene parte de "función social", ha dicho Luquín, quien ha agregado que ofrece asesoramiento sobre el tipo de derechos y actuaciones a las que puede acogerse una persona que sea víctima de un delito de odio o discriminación.

Por su parte, el responsable del servicio de atención psicológica, Rubén Somalo, ha destacado que han observado en sus seis meses de funcionamiento las personas que les llaman viven situaciones "muy difíciles" y las redes sociales les están ayudando a llegar a la población más joven.