La plantilla de trabajadores del Ayuntamiento de Zaragoza la conforman, a fecha 30 de septiembre de 2021 (últimos datos disponibles), 4.864 empleados públicos, que son 157 menos que el 30 de junio de 2019, cuando se inició el mandato del alcalde equipo de Gobierno de PP y Cs, que encabeza Jorge Azcón.

Este descenso ha sido criticado este miércoles por Zaragoza en Común (ZeC), quien había solicitado al equipo de PP y Cs estos datos. Es ahora cuando han obtenido respuesta y, según el concejal Alberto Cubero, los números responden a un intento de la derecha por «reducir la plantilla y así justificar las privatizaciones» ante la falta de recursos humanos para ofrecer los servicios públicos.

Cubero destacó además que, durante el anterior mandato, con ZeC al frente del consistorio, se crearon «170 empleos». «La decisión de crear o destruir empleo es política. Mientras que en Zaragoza en Común creíamos en los servicios públicos y por tanto incrementábamos la plantilla municipal para fortalecerlos, la derecha apuesta por privatizar lo máximo posible y para ello su estrategia es reducirlos y así justificar las privatizaciones», ha afirmado Cubero.

Entre las áreas que más desgaste han sufrido están Acción Social, que ha perdido 52 trabajadores (a pesar de la crisis económica provocada por la pandemia), y la de Alcaldía, de la que depende la Policía Local. Según la memoria anual del cuerpo, de 2019 a 2020 el número de agentes se redujo en 15 efectivos, aunque está prevista la incorporación de más policías.

 

«Gestión Clientelar»

Por otra parte, el concejal de ZeC criticó la «gestión clientelar» que se está haciendo en materia de personal en el consistorio y denunció que el equipo de PP y Cs favorece a sus personas afines para entrar en la función pública.

Sobre esta cuestión, el grupo municipal de Podemos ha informado esta semana que la sociedad municipal Zaragoza Vivienda ha decidido estimar varias de las alegaciones presentadas por los morados a una plaza de trabajo en esta entidad y que va a proceder a dejar sin efecto la actual convocatoria hasta que se redacten unas nuevas bases.

Podemos había recurrido esta plaza de categoría A1 y 50.000 € de salario anual porque las exigencias que se pedían para acceder al puesto parece que buscaban, según los morados, que una persona en concreto fuera contratada. El portavoz del grupo, Fernando Rivarés, se mostró «satisfecho» ante la suspensión del proceso e insistió en que «generaba muchas dudas legales». Ahora, la convocatoria estará abierta «a muchas más personas».